Una imagen en Youtube detonó la angustia contenida que descargó en un llanto desgarrador de un nene abusado en un centro para menores en riesgo social. Fue el comienzo de una investigación impulsada por los padres adoptivos de la víctima y que derivó en la detención de un celador del Instituto "María Luisa Servente", de Villa Elisa, al norte de la capital provincial.

Según confirmaron fuentes judiciales, Gonzalo Acosta (30) está imputado por abuso sexual con acceso carnal con tres agravantes: por ser cometido contra un menor; por haber aprovechado que era el encargado de su custodia y por resultar "gravemente ultrajante". Podría ser condenado a perpetua.

Acosta era el responsable de vigilar a la noche y la madrugada, uno de los pabellones del Servente, un organismo que pertenece al ministerio de Desarrollo Social de la provincia y está ubicado en camino Centenario y 48. Allí estuvo el chiquito que disparó este caso, hasta mediados de 2016, cuando un matrimonio de profesionales de La Plata lo adoptó junto a sus dos hermanitas, también internadas en ese lugar.

De acuerdo con el expediente que lleva adelante la fiscal María Eugenia Di Lorenzo, hacia mediados del año pasado hubo varios episodios que alertaron a los padres adoptivos. "L" (sólo se menciona la inicial de uno de sus nombres para preservar su intimidad) no podía parar de llorar cuando vio en un video un personaje parecido a Acosta.

Esa fue una clara señal de alarma. Por eso, el nene fue sometido a tratamientos psicológicos. Otros hechos permitieron reconstruir el horror que pasó en ese complejo asistencial. Incluso, los profesionales que lo trataron admitieron que el escándalo ocurrido en el club Independiente de Avellaneda también ayudó a que L se abriera y pudiera contar. "Esto también pasó en el Servente", habría comentado el nene.

El menor llegó al Hogar Servente por una medida de abrigo en noviembre del 2013 y fue dado en adopción el 5 de septiembre del 2016. En ese período habrían ocurrido los abusos. Acosta ingresaba a las 22 y su tarea era revisar el pabellón de los niños de entre 6 y 10 años.

Según pudo contar en cámara Gesell, Acosta "pasaba de una cama a otra. Se metía adentro con mis compañeros y después llegaba a la mía". Por eso, Di Lorenzo sospecha que habría otros menores en la misma situación. Y en la fiscalía dijeron que si los papás adoptivos de menores del Servente tienen dudas o advierten situaciones extrañas en el comportamiento, deberían consultar con especialistas. O presentarse en la Justicia.

En marzo de este año Di Lorenzo notificó al Servente sobre la denuncia. Y las autoridades provinciales suspendieron al acusado. Según explicaron en el ministerio de Desarrollo social, Acosta fue designado por Decreto 4058/10 a partir del 01 de julio del 2010. Se desempeñó en primer lugar en el hogar Pérez Carreño, luego, del 18 de abril del 2012 al 10 de enero del 2016 pasa al Hogar Servente, y del 11 de enero del 2016 al 7 de mayo del 2018, en el Hogar Remedios de Escalada. Ese día, cuando se conoce su situación procesal, fue suspendido.

Di Lorenzo cree que -como mínimo- podría haber otros cuatro menores víctimas de Acosta. Y no descarta que puedan ser más. En el Servente actualmente hay 16 niños, de entre 1 y 14 años. Ese mismo número había cuando estaba Acosta como celador. El personal que trabaja en el instituto llega a 32 y otros 8 forman parte del equipo educativo.

La fiscal considera que las pruebas son "contundentes". Por ahora no tiene indicios de "encubrimiento" por parte de las autoridades del centro. "Pero no se descarta ninguna variante", dicen cerca de la magistrada.

En Desarrollo Social de la provincia explicaron que "desde 2016 se reforzaron las actividades de los niños junto a la comunidad para fortalecer su integración. Los chicos del Servente concurren semanalmente a turnos con psicólogos y realizan deportes en los clubes Los Tilos, Universitario, Los cipreses, Villa Elisa y Los Dragones", dijeron. Y luego de la denuncia que terminó en la detención de Acosta, se dio intervención a un equipo especializado en el abordaje de situaciones de abuso sexual infantil (el mismo que participara junto a la fiscal Garibaldi en el acompañamiento de las víctimas de la causa de Independiente). Junto con funcionarios del organismo, realizaron supervisiones de dirección, equipo técnico y mantuvieron entrevistas privadas con los niños.

Acosta se negó a declarar ante Di Lorenzo. El hombre, que permanece alojado en una alcaldía, está en pareja con una mujer que tiene un hijo de un matrimonio anterior. Ambos tienen otra hija y además están esperando un bebé, pudo saber Clarín. En el allanamiento secuestraron varios celulares y revistas para adultos, en su casa de Arturo Seguí, donde se hizo el procedimiento policial.

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate