La empresa Pedidos Ya deberá pagar una multa millonaria que había definido el gobierno provincial luego de realizar fiscalizaciones, ya que se ratificó que la firma admite que existe prestación de servicios por parte de los repartidores.

El Tribunal del Trabajo N° 1 de la Provincia de Buenos Aires confirmó la existencia de relación de dependencia entre Pedidos Ya y los encargados de realizar los deliverys y le dio la razón al Gobierno bonaerense, que en junio había impuesto, tras inspecciones del ministerio de Trabajo, multas millonarias a la compañía, así como a Rappi y Glovo, al determinar que tienen “relaciones laborales encubiertas e irregularidades en la contratación de su personal”.

El tribunal bonaerense analizó la apelación que Pedidos Ya había interpuesto a la multa que la Provincia le impuso, en el marco de un operativo de fiscalización y los juecesconcluyeron que la sanción aplicada es parte del cumplimiento con el artículo 39.1 de la Constitución bonaerense que “obliga al estado provincial a fiscalizar el cumplimiento de las obligaciones del empleador y ejercer en forma indelegable el poder de policía en materia laboral”.

El fallo, al que tuvo acceso el sitio DIB, fue expresamente claro: “La empresa, más allá de sostener lo contrario en algún pasaje de su defensa, admite la prestación de servicios por parte de los repartidores a quienes se vincula mediante un contrato comercial -que adjuntó como prueba instrumental-, mediante los cuales desarrolla su objeto de explotación, esto es el delivery de comidas y paquetería a domicilio, dentro de lo que denomina e-commerce”.

Para los jueces existe relación de dependencia entre Pedidos Ya y sus repartidores y “no caben dudas que recaía sobre la empresa la carga de demostrar el carácter no laboral de la vinculación que reconoció haber mantenido con los repartidores”.

El 24 de junio pasado, la ministra de Trabajo bonaerense, Mara Ruiz Malec, dijo que se encontró en las tres compañías, Pedidos Ya, Rappi y Glovo, que el 90% de los repartidores trabaja más de 7 horas y que la mitad supera las 9. Además, la mayoría lo hace los 7 días de la semana.

Tras la fiscalización, el Ministerio de Trabajo provincial impuso a Pedidos Ya una multa de 17.690.400 pesos; a Rappi, de 16.426.800 pesos; y a Glovo, de 6.318.000 pesos.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate