Fracasó la nueva reunión del gobierno de María Eugenia Vidal con los gremios nucleados en el Frente de Unidad Docente bonaerense (FUDB). El nuevo encuentro paritario se realizó en la plata y finalizó sin acuerdo. De esta manera, corre riesgo el inicio de clases en las escuelas provinciales.

Esta fue la segunda paritaria del año. En la primera se logró llegar a un acuerdo tácito en lo que respecta a la pauta salarial de 2019: la cláusula de ajuste automático contra la inflación que marque el Indec. La actualización sería mensual los primeros tres meses y luego los salarios se acomodarían trimestralmente. Primero en junio, después en septiembre y por último en diciembre.

Los gremialistas plantearon la necesidad de recomponer la pérdida salarial del año pasado. Al no haber acuerdo, la Provincia otorgó adelantos a cuenta hasta consolidar un 32%, cuando la inflación fue del 47,6%, según publicó Infobae. Los secretarios generales de Suteba, Feb, Udocba, Amet y Sadop piden recuperar ese 15,6%. Entonces, el 5% ofrecido este miércoles está lejos de sus pretensiones.

Para el gobierno la diferencia es menor. Es que, además de los aumentos otorgados, también computan el bono de 7 mil pesos pagado a fin de año, el presentismo de 6 mil pesos que cobraron los docentes que no adhirieron a los paros y el material didáctico.

Más allá de que el FUDB todavía no menciona la posibilidad de paro, a medida que pasan los días es más difícil que las clases comiencen en tiempo y forma. Es que incluso si llegaran a un acuerdo de último momento, el jueves en su congreso de secretarios generales, CTERA convocaría a un paro nacional para el miércoles 6 de marzo y el jueves 7, además de una movilización el viernes 8 por el Día de la Mujer. SUTEBA, el sindicato de Roberto Baradel y más fuerte de la provincia, forma parte de CTERA. Por lo cual, el arranque del ciclo lectivo se vería afectado.

Comentá y expresate