La Cámara Argentina de la Industria de Chacinados y Afines (CAICHA) advirtió sobre los dificultades que enfrenta este sector al no poder acceder a los insumos que no se fabrican en la Argentina luego de las restricciones que dispuso el Banco Central de la República Argentina (BCRA). De esta forma, se les hace complicado acceder a aquellos insumos a través de la importación. Recordemos que ya son varios los sectores que se ven afectados por esta medida.

Gustavo Lazzari, presidente de la CAICHA, afirmó: “Se complicó mucho la importación de materia prima e insumos. Ahora te obligan a pagarla a 180 días, pero el vendedor brasileño te dice, en 180 días no sé si estarás vivo; además, el que compra a $135 (por el precio actual del dólar oficial) no sabe a cuánto estará en 180 días. Una decisión inmediata, es que ante la escasez o eventual falta de ciertos aditivos o ingredientes las empresas los apliquen al producto más caro, y dejen de producir los más baratos. Si esto se prolonga, las salchichas con puré pueden llegar a ser un lujo”.

Martín de Gyldenfeldt, gerente de CAICHA, fue contundente al afirmar que toda la industria de chacinados esta en riesgo. Agregó que no menos de 25 insumos deben importarse "si o si", anticipando que cerrarán algunas líneas de producción. Estos insumos "críticos" son tripas para embutir salames y salchichas, aditivos, conservantes, clips para cerrar salames y jamones, y hacen a la elaboración y durabilidad de los productos. Falta también poliamida para las bolsas de vacío, cajas para los envíos y tinta para etiquetado. Cabe destacar, además, que en una línea de producción no siempre es posible reemplazar una cosa por otra.

image.png
Gustavo Lazzari, presidente de la CAICHA, se muestra preocupado por el futuro de la industria de los chacinados en Argentina.

Gustavo Lazzari, presidente de la CAICHA, se muestra preocupado por el futuro de la industria de los chacinados en Argentina.

Por otro lado, De Gyldenfeldt destacó que también hay un cepo en las importaciones de cortes de carne porcina qué la industria completa sus requerimientos importando estos cortes, siendo ésta una practica que se viene realizando hace 20 años. “Ahora con estas restricciones las dos cosas quedan fuera del alcance del sector industrial. Con lo cual corre peligro ciertamente la continuidad en la producción y en el trabajo. Sin insumos no se puede trabajar y sin materia prima proveniente de Brasil, se puede trabajar pero a otros valores”, dijo el gerente.

Cuáles son los precios

En lo que respecta a los precios, los valores del cerdo en pie aumentaron un 15% el último mes, mientras que se estima el ajuste de otro 8% la semana entrante. De Gyldenfeldt afirmó al respecto de la situación del mercado: “Sin duda repercute sobre los cortes más vendidos. Entonces la importación de ciertos cortes porcinos cómo la pulpa de jamón, paleta, tocino, panceta, bondiola, es ciertamente estratégica. Porque tenemos todo ese abastecimiento habría un excedente en costillares, manitos, rabos, patitas, que no sabríamos hacer con todo eso. Ya con la faena que tenemos hoy eso es una carga y un gasto de horas de frío, porque no hay mercado que lo absorba”.

“Es decir que el problema es el cepo a la importación. No hay acceso al mercado libre de cambio a partir del mismo y se hace imposible a 180 días como dice la norma tanto por el vendedor como por el comprador aceptar esas condiciones”, concluyó el gerente de la Cámara Argentina de Chacinados y Afines.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate