Marcos Peña tenía que exponer la semana pasada pero lo aplazaron hasta hoy, según la explicación oficial, por la visita que hizo la ministra Carolina Stanley a la Cámara baja y que en teoría se superponía con la suya. La tensión en la economía,la crisis cambiaria y el anuncio de inicio de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) plagaron el aplazo de suspicacias.

Peña llegó acompañado de sus colaboradores apenas pasadas las 11, el horario en el que estaba citado por Diputados para dar cuenta del estado de la gestión, una rutina que repite todos meses, ante la Cámara baja y el Senado. La visita del funcionario de mayor confianza de Mauricio Macri se da en medio del debate por las tarifas, que ayer tuvo dictamen de mayoría en la Cámara alta del proyecto que fue remitido de Diputados, y tras el anuncio del FMI, que causó un enorme revuelo en la dirigencia política y empresarial.

Durante su exposición inicial, Peña defendió el pedido de asistencia financiera al FMI y cuestionó algunas de las críticas de la oposición hacia el Gobierno: "No es posible que los problemas los resolvamos en el conflicto permanente". Además, volvió a calificar de "demagogos" a los dirigentes que impulsan el proyecto para frenar la suba de tarifas.

Además, cuando le consultaron por qué habían elegido al FMI cuando aún había otras alternativas de financiamiento, contestó: "¿Por qué se fue al Fondo Monetario si había otras posibilidades? Sabemos que eso no es cierto. Primero porque el prestamista de última instancia diseñado por el sistema multilateral para ocupar este rol es el Fondo Monetario. El BID, el Banco Mundial, la CAF, entre otros, fomentan y financia obras de desarrollo y venimos trabajando muy bien con ellos. Pero no ocupan el lugar que ocupa el Fondo Monetario en el sistema internacional como prestamista de última instancia".

"En el año 2011, la Argentina se endeudó al 15% de interés en bonos de 4 años, con los Boden 2015. Acá estamos discutiendo una tasa del 4 por ciento. Igual que la deuda pública, que pasó del 10% en 2006 al 30% en 2015. ¿Qué pasó? Consumimos el stock de reserva, buscamos deuda de peor calidad, como pasa con cualquier familia. Uno puede ir al sistema financiero, que te exige reglas más claras, o puede ir al prestamista del barrio, que te pone menos exigencias pero te va a pedir un interés superior", continuó.

Y amplió: "Acá se está pidiendo un financiamiento preventivo. Lo que se está discutiendo es un planteo de condiciones hacia el equilibrio fiscal, porque el Fondo Monetario al igual que las principales economías del planeta ratifican que la Argentina está yendo en el camino correcto".

"Nosotros no estamos pensando que el camino termina en el FMI, el camino es el correcto, es importante tomar esta medida para reducir nuestra vulnerabilidad. No lo decimos nosotros, las principales economías del planeta salieron a respaldar el camino económico que está siguiendo la Argentina. Es posible que según rezan sus carteles (en referencia a la frase Macri Miente que , que estén todos engañados en el mundo, pero quisiera creer que podemos tener una estima más alta del mundo", concluyó.

A la hora de referirse al déficit fiscal, Peña dijo que se puede llegar a un equilibrio "de diversas maneras" y aseveró que "de nuestra parte lo daremos siempre priorizando el valor del diálogo y el valor de trabajar todos juntos en una dinámica de responsabilidad". En ese sentido, dijo que el Ejecutivo está abierto a considerar "una visión alternativa a que nuestro desequilibrio fiscal se puede financiar por otras vías que no son las que estamos hoy usando".

"También escucharemos si hay una vía distinta para reducir la carga tributaria muy alta que tenemos que ir bajando para lograr mayor inversión y producción, o si hay vías alternativas para entender cómo se puede mejorar la calidad, la eficiencia y la transparencia del gasto público", destacó.

En ese sentido, Peña recordó que a poco de ganar las elecciones, el presidente Mauricio Macri había hecho un planteo en torno a la "necesidad de encontrar el equilibrio fiscal y romper esa cultura que tenemos los argentinos de gastar por encima de lo que tenemos".

El pedido de ajustar el cinturón en las cuentas públicas tuvo como principales destinatarios a las provincias y los municipios, al sostener que hay un "Estado nacional que hace más de lo que debería".

"El federalismo en muchos temas está más declamado que concretado. Entiendo que tenemos un Estado nacional que hace más que lo que debería, particularmente en la dinámica provincial y municipal, fruto de decisiones políticas que a nuestro entender no fortalecieron el federalismo sino que fortalecieron la concentración de poder aquí en Buenos Aires", argumentó.

En cuanto a la discusión por las tarifas, Peña dijo que "hay que seguir dando la discusión en algunos temas donde evidentemente no estamos de acuerdo; encontrar consensos en materia de subsidios, tarifas y servicios públicos". "Se ha planteado muchas veces en el debate político, de lograr un esquema tarifario más justo a nivel federal, donde los que más tienen no sean subsidiados por lo que menos tienen", esgrimió.

Comentá y expresate