Marcos Peña, jefe de Gabinete de Ministros, habló sobre la toma de deuda del Gobierno nacional, que alcanzó 80 mil millones de dólares luego de la última transferencia de divisas, que fue de 25 mil millones. Al respecto, el funcionario sostuvo que se trata de una visión extranjera de la Argentina que genera “confianza”: “Estamos endeudándonos a la tasa más baja de nuestra historia”, aseguró.

Hace 10 o 12 meses estábamos en default, lo que habla de la velocidad en la construcción de esa confianza. Por otro lado, hubo mucha inversión de las empresas internacionales que están en la Argentina. Creo que cuando se termine el proceso de consolidación de esta etapa, en la próxima elección, esto se va a acelerar más“, argumentó Peña, quien sostuvo que la multitudinaria marcha de apoyo a Mauricio Macri llevada a cabo el 1° de abril marcó “un antes y después” en el Gobierno.

En ese sentido, comentó que “Cambiemos representa una mayoría que quiere un cambio, que quiere ir para adelante, que no quiere mirar para atrás, que quiere construir desde lo positivo, desde el amor, desde la convicción de que podemos ser mejores que esto”. Esta situación, según el funcionario, se encuentra opuesta a “una mirada que pareciera que tiene el deseo de que no vayan bien las cosas, porque si no, no podrán regresar al poder”.

Peña dijo que su intención es “discutir más los temas de largo plazo” y “cómo fortalecer el Estado”, sin entrar en discusiones que son de tinte partidaria. “Estamos convencidos de que el problema de la Argentina no es el kirchnerismo. El kirchnerismo es un síntoma de otros problemas que tuvo la Argentina, basados en una desvinculación entre realidad y símbolos. Se ha hablado tanto del valor del Estado, sin embargo, el Estado tiene enormes problemas de eficiencia, de transparencia, de carrera pública. Eso es lo que tenemos que encarar”, afirmó en diálogo con Infobae.

Comentá y expresate