Peñarol no puede detener la caída. En el juego y en los resultados. Este lunes cayó 76 a 62 ante Instituto de Córdoba en el Polideportivo y acumuló su séptima derrota consecutiva. El equipo marplatense sólo jugó bien en el primer cuarto y luego padeció el buen momento de los cordobeses, que impusieron su jerarquía. El próximo compromiso también será como local, el jueves, recibiendo a Estudiantes de Concordia.

Un dato significativo fue el flojo partido de Todd Brown, que apenas anotó un punto y jugó 20 minutos. Todo indica que su futuro está lejos del “Milrayitas”. La dura derrota provocó el fastidio del público, que reprobó al equipo marplatense al final del partido.

Empezó mejor el visitante, aprovechando la confusión ofensiva de Peñarol y dos triples para escaparse 6-0 gracias a los aciertos de Pablo Espinoza y Santiago Scala. El "Milrayitas", de todas maneras, se recompuso rápido y pasó al frente con un 8-0. Ese envión fue clave para el ánimo y allí el local desplegó un muy buen nivel que le permitió escaparse 19-12 con 3 minutos y medio por jugar y obligar a Facundo Müller a pedir "tiempo muerto". Mejoró la "Gloria" en el final, ya que aunque estaba abajo por 8 (23-15) mediante un buen pasaje de la dupla Gianella (10) y Tintorelli (7), se recuperó y metió un 4-0 con el que se cerró el primer segmento (23-19).

Instituto salió mejor pisado al segundo cuarto, con el protagonismo de Luciano González y sus penetraciones. Además, Piñero metió un triple para coronar un 7-2 con el cual el elenco cordobés recuperó la delantera y obligó a Leonardo Gutiérrez a detener las acciones (26-25).

En defensa mejoró el local, pero en ofensiva se secó, jugó incómodo y de forma poco natural, forzando muchos lanzamientos, por lo que no pudo anotar y el rival se le fue escapando (35-29) cuando quedaban menos de dos minutos. La sequía se cortó con un doble más falta sobre Lucas Arn, que le permitió a los de Gutiérrez quedar abajo por dos puntos (33-35).

El tercer cuarto se abrió con un 7-0 de Instituto, aprovechando nuevamente una siesta local, que atacó apresurado y además cometió desconcentraciones defensivas. Con el marcador 42-33, Gutiérrez pidió "minuto" cuando habían pasado menos de dos. La "Gloria" se fue afianzando en el liderazgo (44-33).

Nada cambió, el parcial se extendió a 16-0 y el marcador quedó en 50-33 hasta que Arn penetró y cortó la sequía cuando quedaban cuatro minutos y medio. Allí levantó Peñarol, que además aprovechó la descalificación de Gastón Whelan y la energía de "Juani" Marcos y Lucas Gorosterrazú para descontar y ponerse a 10 unidades (43-53) con dos minutos por jugar en el tercer cuarto. Con un doble más falta sobre Tintorelli, la distancia se recortó a siete (46-53), pero apareció un triple de Scala aliviador para el visitante, al sonar la chicharra (46-56).

Un par de buenas defensas, seguidas de conversiones de Marcos, pusieron a Peñarol a seis (50-56) en el inicio del último cuarto. Pero González con un triple más falta metió cuatro puntos tranquilizadores, y luego un doble (50-62) con ocho minutos en el reloj. Luego, el "Chuzito" siguió con su recital hasta llegar a 18 unidades y darle 15 de renta a su equipo (67-52). Un triple del pibe Reyes lo adelantó por 19 (52-71) cuando ya el reloj también era un rival. Fue el golpe de nocaut, porque más allá de la energía, a Peñarol no le alcanzó el juego para revertir el desarrollo desfavorable contra un equipo candidato a pelear por el título.

PEÑAROL (62):Juan Ignacio Marcos 9, Todd Brown 1, Juan Pablo Vaulet 11, Lucas Arn 8 y Damián Tintorelli 13 (FI). Nicolás Gianella 13, Lucas Gorosterrazú 5, Alejandro Alloatti 0 y Tomás Monacchi 2. Entrenador: Leonardo Gutiérrez.

INSTITUTO (76): Gastón Whelan (x) 7, Santiago Scala 8, Pablo Espinoza 8, Facundo Piñero 16 y Sam Clancy 2 (FI). Luciano González 18, Cristian Amicucci 10 y Lucas Reyes 7. Entrenador: Facundo Müller.

Parciales: 23-19; 33-35 y 46-56.

Árbitros: Leandro Lezcano, Javier Mendoza y Enrique Cáceres.

Estadio: Polideportivo Islas Malvinas.

Comentá y expresate