Si bien se trató de un “fenómeno natural”, los guardavidas debieron inhabilitar la playa debido a la gran cantidad de algas y el “olor nauseabundo” que desprendían. Esta mañana, personal de Servicios Urbanos las quitaron de la costa.

Los trabajadores aseguraron que cuando "aparecen" las suelen rastrillar pero les “llamó la atención” la cantidad con la que se encontraron.

Comentá y expresate