La pesca ilegal por parte de barcos que invaden la zona económica exclusiva argentina genera preocupación en autoridades y en referentes del sector pesquero. Darío Sócrate, gerente del Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas, se refirió a la lógica que siguen las embarcaciones extranjeras y sostuvo que “siguen al cardumen y se meten en la zona argentina”.

“Estas embarcaciones operan afuera y siguen al cardumen. Si el cardumen se mete adentro de la zona económica, ellos se meten adentro. Salvo que hubiese un control policial en la milla 200, como pasa con la Gendarmería en el límite del país. Acá lo debería hacer la Armada o la Prefectura, pero desde el punto de vista económico es muy difícil mantener un control todo el tiempo. Y ellos aprovechan esos momentos”, explicó Sócrate en diálogo con Ahora Mar del Plata.

Asimismo, Sócrate expresó: “Esos barcos pescan en aguas internacionales, afuera de la milla 200, es decir en aguas que no son de jurisdicción argentina. Si bien la República Argentina, por parte de un trabajo largo de los distintos gobiernos que hemos tenido, ha conseguido estirar el límite de la plataforma continental hasta la milla 350, eso es para el suelo y el subsuelo del mar. No así para la columna del agua. Lo que está flotando en el agua, fuera de la milla 200, es agua internacional. Es decir que esos buques están operando en aguas internacionales. Si se meten en la milla 200 están operando en la zona económica exclusiva argentina y estarían cometiendo una doble ilegalidad”.

Más allá de las reglamentaciones, Sócrate se refirió al límite que establece la milla 200 y el cuidado del recurso pesquero. “Como las especies son migratorias y que van pasando de adentro hacia afuera o al revés, las reglamentaciones que rigen adentro de la milla 200 estos barcos no las cumplen cuando están afuera, porque la Argentina no tiene derecho a ejecutársela. Pero desde el punto de vista biológico y del cuidado del recurso es una pesca de carácter ilegal, porque no tiene control”, señaló. “Todos los controles que se ejercen para los barcos que operamos adentro de la milla 200 esta gente no los cumple porque no tienen por qué cumplirlos. Por ejemplo: hay fecha de cierre y a partir de tal día acá no se puede pescar más. Sin embargo, ellos pueden seguir pescando”, agregó.

Sócrate hizo foco en el peligro que representa la presencia de las embarcaciones extranjeras para los barcos argentinos y sus tripulaciones. “El año pasado nuestra cámara denunció la situación porque había embarcaciones nuestras pescando dentro de la milla 200, muy cerca del límite. Y había barcos que estaban pescando otra especie distinta a la del calamar. Nuestros barcos, que siguen al cardumen, no podían pasar porque estaban los barcos extranjeros que operaban en esa zona. Como son tantos y les importa muy poco cumplir con la reglamentación, ponen en riesgo la seguridad de nuestras embarcaciones y la tripulación”, remarcó.

Para Sócrate se trata de un problema complejo, ya que el conflicto por las Islas Malvinas condiciona las negociaciones. “La solución final que se ha tomado en otros lugares del mundo es el ordenamiento a través de organizaciones regionales de pesca. El tema es que nosotros tenemos el conflicto de Malvinas en el medio. En la mesa de negociación hay que sentar a los países que estén en la zona y el Reino Unido dice que está en Malvinas. Para nosotros las están ocupando, porque son nuestras, pero ellos están ahí de hecho y dicen que los tienen que invitar”, explicó.

No obstante, Sócrate consideró que “Argentina, como país ribereño, tiene la obligación de ordenar la pesca ahí afuera”

Comentá y expresate