Luego de llegar a un acuerdo económico con el Gobierno provincial, el titular del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación (Suteba), Roberto Baradel, realizó reclamos puntuales que mantienen la tensión con la gobernadora María Eugenia Vidal.

El gremialista señaló que “reclamamos que no se penalizara a los docentes por el hecho de ejercer el derecho a huelga y ejercer el derecho de protesta. Muchos directores de escuela fueron sumariados por adherir a las medidas de fuerza. Eso no se llama diálogo”.

Asimismo, se refirió al aumento de la “pobreza, desocupación y hambre” y las consecuencias que genera en los colegios. “En 2014 la discusión en las escuelas era si las entregas de notebook servía o no en los lugares que no tenían Wifi. También hablamos de políticas socioeducativas: en 2017, 2018 y 2019 los docentes están haciendo colectas, recibiendo donaciones de guardapolvos, útiles escolares y zapatillas para que muchos chicos puedan ir a la escuela”, dijo. Y añadió: “Todavía estamos esperando que aprueben el boleto estudiantil para los docentes y alumnos de terciarios, que no tienen acceso”.

La situación de los comedores escolares fue otro de los puntos que abordó Baradel. “Según la UCA, casi el 48% de los chicos están por debajo de la línea de la pobreza. En escuelas estatales, son 2.800.000 chicos: sólo se les da de comer a 500.000, con un monto de $ 21,50 por alumno”, planteó.

Por último, el gremialista exigió mayor control en la infraestructuras de los colegios bajo el programa que denominó “escuelas seguras”, tras la explosión en la escuela 49 de Moreno que dejó el trágico saldo de dos muertos.

Comentá y expresate