El próximo martes Dinamarca eliminará las restricciones impuestas por causa de la cuarta ola de contagios de Covid-19. Pese a la alta cifra de casos positivos, desde el Gobierno argumentan que la menor peligrosidad de la variante Ómicron y el alto número de personas inmunizadas permiten tomar estas medidas.

En el país europeo el Covid-19 dejará de ser considerada una enfermedad "crítica" para la sociedad, lo que terminará con las medidas vigentes, como el uso de tapabocas en espacios cerrados y ya no habrá restricciones para la vida cultural y social.

“Estamos listos para salir de la sombra del coronavirus, decimos adiós a las restricciones y le damos la bienvenida a la vida que teníamos antes. La pandemia sigue, pero hemos pasado la etapa crítica”, dijo en una rueda de prensa la primera ministra danesa, Mette Frederiksen.

La mandataria dijo que se trata de un "hito" y de una "transición" a una nueva fase y destacó que esta decisión tiene el visto bueno de la comisión de científicos asesora del Gobierno desde que comenzó la pandemia de coronavirus.

“Puede parecer raro y paradójico que eliminemos las restricciones con las actuales cotas de contagio, pero hay que fijarse en más cifras, una de las más importantes es la de enfermos de gravedad y esa curva se ha roto”, afirmó Frederiksen.

image.png
Mette Frederiksen, primera ministra de Dinamarca.

Mette Frederiksen, primera ministra de Dinamarca.

En las últimas 24 horas, Dinamarca registró 46.747 nuevos casos, una cifra que multiplica por 9 la cantidad de casos de hace un año, en medio del pico de la segunda ola. Sin embargo, hay 938 hospitalizados, 50 menos que en ese entonces.

Además, las autoridades sanitarias señalaron que entre un 30% y 40% de los ingresados al sistema de salud son personas que fueron hospitalizadas por otros motivos y que se contagiaron de coronavirus una vez internados.

Actualmente hay 40 pacientes en unidades de cuidados intensivos, la mitad de los que había unas semanas atrás. De acuerdo con Frederiksen, esto comprueba que la variante Ómicron es "menos dañina".

Asimismo, la primera ministra también hizo hincapié en las altas cifras de vacunación como otro factor decisivo del levantamiento de las restricciones. Hasta el momento, el 80,6% de los daneses recibieron la pauta completa contra el Covid-19 y el 60% ya recibió la dosis de refuerzo.

De hecho, las autoridades contemplan que estas elevadas cifras de contagio se mantengan durante algunas semanas, pero consideran que es desproporcionado mantener las restricciones actuales.

Tres fases

Frederiksen también especificó la separación en tramos de los cuidados: la primera fase, hasta la primavera, se mantendrán recomendaciones para proteger a los grupos de riesgo, como el uso de tapabocas en asilos, como la obligación de someterse a tes para quienes viajen a Dinamarca y no estén vacunados.

La segunda fase, que va hasta el otoño, será de vigilancia y de preparación para la tercera fase, en invierno, en la que, según Frederiksen, es "muy posible" que la población tenga que vacunarse contra el Covid-19 otra vez.

Dinamarca ya había sido uno de los primeros países de Europa en eliminar todas las restricciones el pasado 10 de septiembre, aunque solo dos meses después, con el fuerte avance de los contagios, introdujo una serie de medidas, que luego hizo más severas en diciembre con la aparición de la variante Ómicron.

A pesar del incremento de los fallecimientos por covid-19 en el último mes y medio, Dinamarca presenta aún uno de los índices de mortalidad más bajos de Europa, con 62,59 por cada 100.000 habitantes, tres veces menos que países como España, Portugal o Francia.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate