Miguel Ángel Pichetto responsabilizó a Roberto Lavagna de la imposibilidad de formar una tercera vía política con expectativa electoral. “Ha desintegrado el espacio de Alternativa Federal", sostuvo y consideró que “no tiene visión política”.

Hubo una reunión en la Casa de Santa Fe el martes a las 8 de la mañana. Estuvieron el gobernador socialista Miguel Lifschitz, el salteño Juan Manuel Urtubey y Margarita Stolbizer del GEN. Estaba invitado Lavagna pero no fue: en su lugar envió a su hijo Marco Lavagna.

Lavagna hijo repitió la decisión indeclinable de su padre que ya había hablado con Lifschitz y Stolbizer: será precandidato sin ir a una primaria. "Me cansé de la incomprensión", se quejó Pichetto al revelar la frustrada cumbre, según publicó Infobae. "En el escenario de la construcción política la manera de contener a los más jóvenes era ir a una primaria, no era una internita de un partido", agregó el senador nacional.

Para la primera vuelta descartó cualquier unión con Cambiemos e incluso definió a María Eugenia Vidal como "una adversaria política, nunca una aliada". Pero entre la continuidad de Mauricio Macri, cuya reelección "tiene posibilidades en el nuevo contexto de tranquilidad cambiaria", y "el otro escenario de otra Argentina muy oscura" es evidente que optará por acercarse al Gobierno en un posible balotaje.

Para la primera vuelta anticipó que Alternativa Federal irá con fórmula propia: "Seguramente se presentará Juan Manuel Urtubey y voy a tener que acompañar. No queremos ir al encuentro del kirchnerismo, cuando uno abandona, abandona".

En el tradicional almuerzo del Rotary Club Buenos Aires, Pichetto dijo que Massa: "Está viendo qué camino tomar, lo cual le agrega incertidumbre a este espacio". Y comparó la construcción de Alternativa Federal con la forma en que el kirchnerismo nominó sus candidatos nacionales y en la provincia de Buenos Aires: "Se contraponía al del kirchnerismo, el dedazo que ni el PRI de Mexico lo utiliza por autoritario".

Sobre la construcción que realizaba con mandatarios provinciales que ahora acompañan la fórmula Alberto Fernández-Cristina Fernández, Pichetto afirmó: "Los gobernadores están muy preocupados por su destino" y anticipó que se quedarán "en la posición más cómoda".

Mientras contaba que nunca cortó el diálogo con Massa, dejó su visión respecto a un escenario "abierto" en el que "el Gobierno tiene posibilidades todavía" de ganar. Para el peronista, no sería peor que un triunfo de los Ferrnández o de Axel Kicillof en Buenos Aires ("tuvo cepo, paralizó la industria de lanchas en el tigre y fundió la construcción").

Sin calificar como "bueno" al Fondo Monetario Internacional elogió el vínculo actual: "No hubo ningún país después de Grecia que haya recibido tanta ayuda como Argentina de parte del Fondo".

Comentá y expresate