La defensa de Eduardo de Dios Nicosia, gurú espiritual y líder de una secta que reducía a la servidumbre y mantenía cautivos a sus seguidores en un hotel del centro, buscará lograr su excarcelación y la prisión domiciliaria en una nueva audiencia en la Cámara Federal de Mar del Plata que se realizará el próximo jueves.

Nicosia -más conocido como el Swami Vivekayuktananda- fue procesado por el juez federal Santiago Inchausti por mantener privadas de su libertad a al menos diez personas. Las víctimas eran obligadas a trabajos de servidumbre y hubo quienes sufrieron explotación sexual. Para captar gente, la organización utilizaba el culto religioso.

Los hechos ocurrieron en una especie de secta que funcionaba en un hotel del centro de la ciudad, ubicado en Diagonal Alberdi al 2500. Cinco miembros de la secta -cuatro hombres y una mujer- permanecen detenidos por los delitos de trata de personas, reducción a la servidumbre y presuntos abusos sexuales.

Las causas iniciaron a fines del año pasado en el fuero provincial, tras una denuncia ante la Procuraduría de trata y explotación de personas por privación ilegal de libertad. Luego se sumó el testimonio de otras seis víctimas. Cuando detectaron la posibilidad de trata de personas, lo derivaron a la justicia federal.

Comentá y expresate