Podrán ser decomisadas las cajas de reparto que estén en poder de personal de agencias de delivery suspendidas por una orden judicial en el ámbito porteño, lo que implica que la misma suerte corran las mercaderías que contengan para su distribución domiciliaria.

Es consecuencia de la resolución del juez porteño Roberto Gallardo, que dispuso el bloqueo de las apps Glovo, Rappi y PedidosYa porque no cumplen con exigencias de seguridad.

El diálogo entre las empresas citadas y la justicia está abierto y con posibles avances en las próximas horas, pero queda firme la posibilidad que de continuar la actividad de distribución de envíos se corre el riesgo del secuestro de esos pedidos.

El Juzgado de Feria en lo Contencioso Administrativo y Tributario N° 2 dispuso además´que las empresas de tarjetas de crédito deben bloquear todas las operaciones que se ordenen para pago de servicios de plataformas digitales que tengas servicios de delivery.

La medida judicial no parecía haber amedrentado a las prestadoras de la actividad, que continuaron desarrollando su trabajo casi con absoluta normalidad. Los distribuidores se movieron como días anteriores por las calles porteñas.

De acuerdo a la resolución judicial, la Policía de la Ciudad debe controlar a los operadores de delivery alcanzados por esta medida y verificar que cumplan con requisitos de la Ley 5.526 y su reglamentación, que entre otros aspectos exige uso de casco, chaleco refractario en el conductor y la caja de transporte de mercaderías fija sobre el vehículo. Además, se exige la libreta sanitaria al trabajador.

Comentá y expresate