viernes 2 de diciembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Novedades judiciales

Bomba en el colegio Don Bosco: buscan que el agresor termine sus estudios por clases virtuales

La jueza de Garantías, Rosa Frende, hizo lugar al pedido del fiscal Walter Martínez Soto para que el joven que dejó sorda a la alumna con un explosivo casero no pueda acercarse a 300 metros.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Tal como reconoció Adelina Martorella, abogada querellante, en diálogo con Ahora Noticias, la jueza de Garantías, Rosa Frende, hizo lugar al pedido del fiscal Walter Martínez Soto para que el adolescente de 17 años que dejó sorda a la alumna con un explosivo casero no pueda acercarse en un radio de 300 metros.

"Si se acerca a la escuela se debería llamar a la policía; lo que queremos es que él haga lo mismo que tuvo que hacer Azul cuando estuvo internada o medicada, que siga sus estudios por la virtualidad", remarcó la letrada, sobre la medida que tiene que ser arbitrada, en un principio, por las autoridades educativas.

Según la abogada, la menor sufrió "violencia psicológica, de género e institucional", en alusión a la intervención del colegio en su caso. "Los preceptores del colegio estaban al tanto desde un primer momento y ni siquiera se encargan de protegerla ahora", graficó.

Consultada por las razones del eventual "encubrimiento" del Don Bosco, Martorella indicó que "no hicieron la denuncia correspondiente" por "el daño al prestigio".

El agresor "no mostró arrepentimiento ni se acercó a pedir disculpas a la familia", agregó la abogada, sino que mantiene una actitud "temeraria" contra la deportista que realizaba múltiples disciplinas y tuvo que abandonarlas por sus lesiones.

"A la persona que cometió el hecho la protegen mucho más que a Azul", concluyó.

Los detalles del nuevo ataque a Azul

Azul quedó aturdida luego de que un estudiante se acercara a ella e hiciera ruidos con una bolsa de celofán para hostigarla. El agresor sería el mismo alumno que arrojó la bomba en el tacho de basura que afectó la audición de la chica. "Las agresiones son constantes. En cinco oportunidades hizo ruidos cerca mío para molestarme", contó la víctima.

Tras la agresión, los padres de Azul retiraron a su hija del colegio y la llevaron a atenderse a la guardia de un centro de salud, donde un médico constató que había sufrido nuevas secuelas, en un caso de otalgia.

"Hubo otras agresiones más", contaron fuentes del caso a este medio.

La explosión que dejó sorda a la adolescente

El hecho más grave ocurrió el 8 de julio pasado, en uno de los recreos. Azul caminaba por una galería del colegio y cuando pasó por al lado de un cesto de basura detonó un explosivo casero que habrían hecho otros estudiantes. Como consecuencia de la detonación, la adolescente de 15 años perdió el 96% de la audición.

Actualmente los médicos que la tratan definen la posibilidad de colocarle un implante coclear, en una intervención muy costosa.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar