lunes 5 de diciembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Cuatro por encubrimiento

Cinco policías irán a juicio por el asesinato de Luciano Olivera en Miramar

La justicia atendió en gran medida el requerimiento de la fiscalía y enjuiciará al acusado del disparo mortal y a colegas que incurrieron en complicidades. Una oficial fue la única sobreseída.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Cinco de los seis policías acusados por el asesinato del adolescente Luciano Olivera, ocurrido hace casi un año en Miramar cuando circulaba en su motocicleta, enfrentarán juicio oral y público, uno de ellos acusado de homicidio triplemente agravado y los restantes por encubrimiento.

Fue la resolución que adoptó el juez de Garantías Gabriel Bombini en función de la prueba colectada y los pedidos realizados por la fiscal Ana María Caro, a cargo de la Unidad Fiscal Descentralizada de Miramar. Gregorio Dalbón, abogado de la familia de la víctima, anticipó que apelará en busca de que también llegue a juicio la única oficial sobreseída.

A Olivera, de 16 años, lo mató el oficial Maximiliano González en el marco de un operativo y persecución cuando el adolecente circulaba en su moto e intentó eludir un retén policial.

El accionar del uniformado quedó expuesto en un video de cámara de seguridad de una vivienda particular, registro en el que se escuchan las detonaciones. La víctima falleció por las heridas que le provocó un proyectil que le atravesó el pecho aquella madrugada del último 10 de diciembre.

Los cargos alcanzan a los compañeros de patrulla que tuvo González aquella noche. Eran Nelson Armando Albornoz, Rocío Mastrángelo y Kevin Guerricagoitía, a quienes se suma el oficial Alejandro Cépeda, a quien se responsabiliza de facilitarle el uso de teléfono al acusado del crimen y la entrega de ese equipo a uno de sus familiares.

En este lote hay procesados por encubrimiento doblemente agravado, falso testimonio y en algún caso también la figura de incumplimiento de deberes de funcionario público.

La única señalada por Caro y la querella como cómplice y sobreseída por Bombini es la oficial María Estela Mendoza. Consideró que la evidencia incriminatoria aportada por la investigación no alcanza para su procesamiento. Por el momento queda al margen de la causa, dependiendo de lo que resulte la apelación que por este caso presentarían los querellantes.

A Olivera quisieron interceptarlo aquella madrugada luego de haber permanecido reunido con amigos en una plaza céntrica de Miramar. Se presume que intentó huir cuando vio la presencia policial y estaba al volante de una motocicleta, sin edad para disponer de licencia de conductor.

La patrulla en la que viajaba el acusado del crimen con sus tres compañeros le cerró el paso. Como Olivera no se detenía, González bajó del móvil y le disparó. La herida que sufrió la víctima resultó mortal.

Al crimen de Olivera y posterior velatorio le siguió una movilización por las calles que derivó en enfrentamiento con policías que custodiaban locales comerciales, varios de los cuales sufrieron destrozos por piedras y otros proyectiles arrojados por los manifestantes.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar