jueves 16 de mayo de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Policiales

Detuvieron al joven que abusó a una panadera de 62 años

Fue identificado por la Policía como Luca Patricio Silva, de 23 años. Se le sumará otra causa por haberse abalanzado sobre una mujer mientras se masturbaba en plena vía pública.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

El joven que era buscado como acusado de abusar de una empleada de una panadería, a la que ingresó luego de hacerse pasar por cliente en Ituzaingó fue detenido en las últimas horas.

Al imputado, identificado por la Policía como Luca Patricio Silva (23), se le sumará en la causa un hecho previo de “abuso sexual simple”, al haberse abalanzado sobre una mujer mientras se masturbaba en plena vía pública.

Silva fue capturado tras un allanamiento realizado en una vivienda ubicada en la esquina de Nahuel Huapi y Jacinto Benavente, en dicho partido de la zona oeste del Gran Buenos Aires.

Voceros judiciales y policiales informaron que el procedimiento fue avalado por la fiscal Gabriela Millan, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 descentralizada de Ituzaingó, quien indagará al sospechoso en las próximas por el delito de “abuso sexual con acceso carnal”.

La Fiscal Millan también lo indagará por un hecho previo al ocurrido en el comercio, ya que se lo acusa a Silva del delito de “abuso sexual simple”, por haberse masturbado en la vía pública y luego abalanzado sobre una mujer que lo vio en pleno acto.

El hecho ocurrió el sábado pasado, cerca de las 7.30, dentro de la panadería "Stella Maris", ubicada sobre la calle José María Paz al 1500 del barrio de Villa Ariza, en Ituzaingó.

Según expresaron las fuentes, la panadera, de 62 años, se encontraba en el interior del local cuando ingresó un joven, de tez clara, pelo corto y vestido con un jeans azul y una remera negra.

El joven se hizo pasar como cliente, le solicitó unas facturas y cuando la mujer se distrajo, la tomó del cuello por detrás, la arrojó al piso y abusó de ella, tras lo cual, escapó.

Mientras que el hecho quedó registrado en una cámara de seguridad instalada en el interior del local.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar