sábado 4 de febrero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Gualeguaychú

Escalofriante caso en Entre Ríos: aquí apareció el "ente maligno"

El fenómeno paranormal se registró en los calabozos de la Jefatura Departamental de Gualeguaychú, con presos detenidos.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Un joven policía de Entre Ríos en Gualeguaychú fue hospitalizado con lesiones varias que habrían sido causadas por un extraño “ente maligno” en plena Jefatura Departamental Gualeguaychú.

El hecho se registró en uno de los calabozos donde se suelen alojar a los detenidos con prisión preventiva. Se trata de una construcción de más de 100 años, lúgubre, donde habría sucedido la "actividad paranormal".

El edificio de la Jefatura, ubicado en Roque Sáenz Peña 26, fue construido en 1843, cumpliendo a lo largo de la historia funciones de juzgado, receptorías, cuarteles y cárcel, teniendo sus principales modificaciones entre los años 1875 y 1893, entre las que se destacó la construcción del pabellón de detenidos.

El paso del tiempo se reflejó en sus estructuras, provocando desprendimientos constantes de mampostería en cielorrasos, deterioro de techos, filtraciones, etcétera, lo cual obligó a inutilizar la planta alta, donde sucedieron los hechos.

calabozos jefatura (2).jpeg

Escalofriante hecho

Alrededor de las 4 de la madrugada de este jueves, el policía encargado de revisar los calabozos de la Jefatura encontró que los detenidos transitorios allí alojados se encontraban sumamente nerviosos y asustados porque escuchaban ruidos en el piso superior.

Venía ocurriendo hace un tiempo, ruidos constantes, golpes de puños que se escuchaban”, relataron los detenidos.

Frente a la queja generalizada que encontró , el joven policía tomó la decisión de subir la escalera hacia el piso superior, pero sin arma porque por una denuncia judicial en trámite, debe trabajar por un tiempo desarmado.

De pronto, según relatan los detenidos, se comenzaron a escuchar gritos desgarradores y golpes como que lo estaban golpeando, y el policía que pedía desesperado “auxilio, me están matando”.

calabozos jefatura (3).jpeg

“Me mata, me mata” insistía el policía ante la sorpresa y el terror de los detenidos, que finalmente lo vieron caer por la escalera.

Según los testigos, el policía presentaba rasguños profundos en el cuello, el pecho, los brazos y una cruz en la espalda marcada con tres dedos como si fueran pezuñas.

Uno de los detenidos relató que vio “como una cosa negra” detrás del policía que caía atormentado y herido.

El policía fue internado en el hospital Centenario, y las autoridades optaron por convocaron a un sacerdote y a médicos.

Más aún, después de lo ocurrido algunos de los detenidos transitorios solicitaron ser trasladados a la Unidad Penal 9 de El Potrero. Cabe aclarar que en los calabozos de la Jefatura se aloja a los detenidos por hechos recientes que esperan el desarrollo de su causa, mientras que en la unidad penal se deriva a quienes ya cumplen condena.

El extraño hecho obligó a la intervención del fiscal Martín Clapier. Personas cercanas al episodio, sospechan de alguna maldición diabólica a la hora de buscar alguna explicación, publicó Radio Máxima.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar