viernes 2 de diciembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

La desgarradora carta de una docente marplatense tras un nuevo robo a una escuela

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

La carta es desgarradora. Fue escrita por una docente tras un nuevo robo en la escuela secundaria N° 34 de Mar del Plata. "La falta de humanidad del que roba a una escuela nunca tiene ni tendrá justificativo", dice un fragmento del texto que la profesora de Historia Tamara Culleton publicó en las redes sociales.

Los delincuentes provocaron destrozos en la dirección y la secretaría del establecimiento y escaparon con objetos de valor. "Hace cinco años que estamos esperando que coloquen la alarma", dijeron los directivos de la escuela.

ROBO EN ESCUELA .jpg

Tras el robo, la docente Culleton escribió una carta donde no ocultó su fastidio por un notro hecho de inseguridad en la escuela. "Los sentimientos no caben en una palabra, es bronca, impotencia, tristeza, mucha tristeza".

ROBO EN ESCUELA (2).jpg

La carta completa:

"Una pandemia que no se acaba... Los trabajadores de la educación le ponemos el hombro, el cuerpo, el tiempo, la cabeza, el corazón. Hoy, en estos días que corren, les abrimos las puertas de nuestro hogar. Los estudiantes conviven con nuestros hijos, quienes aprendieron que mamá o papá trabaja (y mucho) ahora en casa.

Tenemos el cuerpo y la cabeza cansados... A veces sentimos que no damos más, que remamos contra la corriente. Pero caemos y nos volvemos a levantar, nos levantamos y sostenemos unos a otros.

Hacemos más de lo que deberíamos hacer, si viviéramos en una sociedad un poco más justa la cosa sería diferente. Pero no, con hambre no se puede aprender, sabemos que es cierto. Así que nos ponemos a hacer colectas, a cocinar, a "manguearle" a vecinos, familiares y amigos.

Y con frío tampoco se puede aprender, así que ahí vamos, cual ejército de la solidaridad a revisar qué frazada podemos darle a alguna familia. Buscamos colchones, ropa, zapatilla, lo que haga falta...

Y con todo esto, a veces llegan a la escuela y se encuentran con esto. Los sentimientos no caben en una palabra, es bronca, impotencia, tristeza, mucha tristeza.

Porque con una alarma que hace años se reclama por ahí esto se evitaba. La falta de humanidad del que roba a una escuela nunca tiene ni tendrá justificativo".

Embed

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar