lunes, 22 de julio de 2024
5.9 C
Mar del Plata
En Mar de Ajó

Mataron a golpes en la cabeza con una bifera a la madre de un concejal del PRO

Sergio Santana encontró el cadáver de su madre tendido en la cocina, en el interior de su casa. Se presume que fue un homicidio en ocasión de robo.

La madre de un concejal del partido bonaerense de La Costa fue asesinada a golpes con una plancha para hacer bifes en la cocina de su casa, en la localidad balnearia de Mar de Ajó, y en la vivienda se advirtió el faltante de una caja en la que la víctima guardaba dinero, por lo que una de las hipótesis que investigan es la de un homicidio en ocasión de robo, informaron hoy fuentes policiales y judiciales.

El cadáver de Beatriz Irma Zaramati de 78 años, profesora de educación física jubilada, fue hallado por su propio hijo, Sergio Omar Santana, concejal por el PRO y vicepresidente primero del Concejo Deliberante de ese distrito.

La mujer vivía sola en uno de los dúplex ubicados en Blanco Encalada 1047, en Mar de Ajó, y era propietaria de otras unidades del mismo complejo, que alquilaba a otros vecinos.

El hombre, quien reside en la localidad vecina de Paraje Pavón, había estado de vacaciones en Entre Ríos hasta el viernes último, y fue a la casa de la madre el lunes porque ella no le contestaba los mensajes, según declaró.

La mujer fue hallada tendida en piso de la cocina y se presume que estaba preparando la cena cuando fue atacada, ya que una de las hornallas estaba encendida. Sobre la cocina, a un costado, había una olla con agua.

El médico forense que revisó el cadáver en la escena del crimen determinó que la víctima presentaba una lesión en el cráneo producida por un elemento contundente. “Le pegaron con la churrasquera. La mataron a golpes con ese elemento”, dijo a Télam un jefe policial que participó de la pesquisa, quien agregó que el golpe fue sobre el parietal derecho, unos dos centímetros por encima de la oreja, y que no produjo una fractura.

Según la primera estimación forense de la data de muerte, Zaramati fue asesinada entre las 20 y las 23 del domingo último, cerca de 20 horas antes del hallazgo del cuerpo.

Vecinos del complejo en el que residía declararon por su parte en la causa que la habían visto por última vez cerca de las 18 del domingo, y uno de ellos precisó que escuchó su voz alrededor de las 21.30 de ese día.

Fuentes judiciales explicaron que una de las hipótesis es la de un homicidio vinculado con un robo, porque en la vivienda “falta una cajita donde la mujer guardaba dinero”, aunque aclaró que más allá de una silla caída, no se halló “nada revuelto” y que el asesino ingresó “sin forzar nada”, lo que hace presumir a los pesquisas que la víctima conocía a su agresor y le permitió el acceso a la casa.

Indicaron además que en la casa fueron encontrados tanto el celular de la víctima como cadenitas de plata, que no fueron robadas pese a estar a la vista.

La investigación del caso está a cargo del fiscal Martín Prieto, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de La Costa, quien dirigió las primeras diligencias y tareas en el lugar del crimen y supervisó el trabajo del personal de Policía Científica.

La bifera que se cree fue empleada como arma homicida fue preservada y secuestrada por los peritos para ser analizada en el laboratorio ante la posibilidad de hallar “ADN de contacto” del autor del crimen. Si bien no fue determinada la cantidad de personas que intervinieron en el crimen, inicialmente los investigadores sospechan que fue una sola.

En ese sentido, se estableció que el complejo de viviendas en el que vivía la víctima no cuenta con cámaras de seguridad, por lo que la fiscalía dispuso la búsqueda y relevamiento en inmuebles y comercios cercanos.

A nivel policial, el fiscal Prieto puso a trabajar en el caso a personal de la comisaría de Mar de Ajó y detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Dolores, y solicitó una serie de allanamientos en unos dúplex cercanos, en los cuales se secuestró un juego de sábanas y un par de zapatillas que ahora deberán ser analizados.

Además, intervino la inspectora Marcela López, de la División de Coordinación Zonal de Políticas de Género del Departamento Judicial de Dolores, quien se puso a disposición de la familia, al igual que personal de la Comisaría de la Mujer y la Familia del Partido de La Costa. En la causa intervine el Juzgado de Garantías 4 de Mar del Tuyú, a cargo de Diego Olivera Zapiola.

Seguí leyendo