miércoles 30 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
policía

Quiénes son y de qué se los acusa a los policías procesados por los levantamientos del 2013

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

La Justicia Federal de Mar del Plata procesó a ocho personas por la sedición y el posterior acuartelamiento de los efectivos de la Policía Bonaerense en 2013.

Carlos Pamillón y Virginia Sosa, dos referentes de la ultraderecha en la ciudad, fueron los únicos dos civiles procesados. El juez Santiago Inchausti procesó a seis efectivos por ser autores penalmente responsables de delito de sedición.

Se trata de cinco hombres y una mujer. Rubén Ferreria, Daniel Silva, Rene Bonora, Carlos Turno, Arturo Tobares y Adriana Brussolo.

Ahora Mar del Plata accedió a la resolución y realizó un detalle de quiénes son y de qué se los acusa a los policías procesados por sedición.

Carlos Turno alegó que no tiene ninguna relación con Pampillón ni con Sosa y que su tarea dentro de la fuerza es distribuir los móviles de la seccional y transmitir novedades o directivas del Jefe u oficial de Servicio. Además, argumentó "no haber sido vocero" de la manifestación y que "nunca tuvo sanción administrativa ni disciplinaria".

De todas formas, el juez Inchausti determinó que "las explicaciones brindadas no alcanzan a conmover el cuadro probatorio descripto". Y aclaró que "resultan contestes los informes y testimonios de los jefes de policía que sitúan y ubican a Turno, como uno de los referentes del reclamo policial, interactuando como intermediario entre las peticiones que realizan los agentes del cuadro policial, y, los jefes de la fuerza que atendían sus peticiones.

Además, "los testimonios de los distintos funcionarios policiales, sitúan a Carlos Turno al reclamo o por los menos en cuanto a que estuvo presente en las reuniones con funcionarios policiales de alta jerarquía transmitiendo su petitorio.

Rubén Ferreyra declaró que "quedó encerrado dentro de la manifestación cuando iba a devolver su patrullero en la Comisaría Primera, por la gente y autos cortando la salida y no podía salir de ahí". Por otro lado, aseguró ser "policía de vocación" y que no conocía a Pampillón.

En contrapartida, la investigación puso a Ferreyra como uno de los voceros del reclamo y que "se plegó al reclamo a pesar de estar de franco". Las pruebas "no permiten escindir la responsabilidad del Subteniente Rubén Ferreyra".

Leandro René Bonora declaró que "que nadie impidió que se cumpliera con el trabajo de seguridad" y que no tuvo ninguna sanción administrativa ni fue informado de sumario alguno".

Bonora, que cumple tareas en la Policía Comunal Balcarce y al momento de la sublevación estaba con carpeta médica, esta procesado por ser participe de la manifestación y no se tomará en cuenta que en ese momento no estaba cumpliendo servicio. "De ninguna forma había perdido su estado policial y es penalmente responsable como miembro activo de una fuerza policial", asegura la resolución.

Arturo Tobares entró de servicio a la Comisaria Primera el mismo día que comenzaron los incidentes y que solo supo del levantamiento cuando empezó a trabajar. Además, declaró conocer a Virginia Sosa pero no a Pampillón. Según el magistrado, "los argumentos de Tobares no alcanzan para desvincularse de alguna manera de los hechos".

Al igual que con los otros procesados, hay testigos que lo ponen como una de las caras de la manifestación y que negoció con los jefes policiales. "Se dicta el procesamiento del Teniente Arturo Tobares en calidad de autor penalmente responsable del delito de sedición", expresaron desde el Juzgado Federal N°1 de Mar del Plata.

Adriana Noemí Brussolo declaró que en el 2013 estaba con carpeta psiquiátrica y que cuando se enteró de los hechos "se acercó hasta el Escuadrón de Caballería con el fin de interiorizarse sobre la situación".

La investigación determinó que Brussolo tuvo "una intervención activa en los reclamos policiales y fue vocera del reclamo". Como con Bonora, no se contemplará que estaba de licencia.

"En su rol de Subteniente de la Policía de Buenos Aires, no se ha comportado conforme a ese rol, siendo que traspasó el límite de lo permitido", argumentaron.

Daniel Leonardo Silva estaba afectado a la Comisaría Decimosexta y debía estar patrullando la ciudad ya argumentó que fue a la Comisaría Primera porque escuchó por la radio policial "muchos llamados de apoyo" y que recién ahí se dio cuenta de la situación.

Silva cuenta con el agravante que se encontraba en servicio y que esa no era su zona de trabajo. "No cabe ninguna duda, e incluso, esto fue admitido por el propio imputado en su declaración, que se encontraban de servicio asignado a un móvil de la Comisaría Decimo Sexta, destinado a cubrir el patrullaje de una cuadrícula de las calles de Mar del Plata", especificó Inchausti.

La actitud de los seis efectivos "da cuenta de un claro quebrantamiento del rol socialmente aceptado sobre aquellos funcionarios policiales sobre los cuáles la sociedad les confió y los invistió del poder suficiente para prevenir o castigar los delitos, y, de cierta forma traiciona confianza al permitir que sucedan los mismos, transformando el poder otorgado en un arma eficaz para dañar la sociedad y a la ciudadanía misma".

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar