sábado 26 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Coloquio IDEA

El Presidente exhibió firmeza ante empresarios de IDEA y destacó una economía en crecimiento

Alberto Fernández participó del cierre del coloquio y se ocupó de mostrar lo que llamó "la mitad del vaso lleno" con referencias a indicadores positivos. También aludió a gestiones anteriores con referencias a persecuciones y presiones durante esos años.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

El presidente Alberto Fernández destacó que este año la Argentina va a “exportar por casi 100.000 millones de dólares, un récord” durante su participación en el cierre del Coloquio IDEA, que se realiza en Mar del Plata.

En su exposición también desafió a los empresarios presentes con una batería de preguntas para diferenciarse de irregularidades que atribuyó a la gestión anterior. “Acá no hay más espías ni operadores judiciales, no se persigue a nadie”, dijo en clara referencia al gobierno de Mauricio Macri. Y se mostró firme en su rol: "el que afrontó la deuda con el Fondo se llama Alberto Fernández", dijo y remarcó otras varias coyunturas que le tocó afrontar en estos casi tres años.

Con un discurso de casi 20 minutos, en los que reconoció que se enfrenta el problema de la inflación, buscó resaltar datos positivos. “Con las exportaciones, a junio llegamos a 60 mil millones y terminaremos el año en más de 90 mil millones, sin contabilizar servicios, que elevarán a casi 100000 millones de dólares”, destacó desde datos duros que trajo en planillas que expuso en pantallas, ante casi un millar de ejecutivos.

También analizó el pasado y el presente del país. “Como país podríamos ser modelo de resiliencia, capaz de levantarse y recuperarse a los malos momentos una y otra vez. Casi expertos en la materia”, consideró.

El jefe de Estado llegó al hotel Sheraton, donde se realiza el encuentro empresarial, cerca de las 18. “Tenía ganas de estar acá, con ustedes”, les dijo a los empresarios y políticos presentes, que escucharon sus palabras en un salón colmado.

La presencia del mandatario estaba en duda hasta el jueves por la noche, cuando se confirmó su llegada a Mar del Plata exclusivamente para el discurso de cierre en este encuentro que se desarrolló bajo el lema “Ceder para crecer”.

El presidente enfrentó a los empresarios con una valoración del debate que se generó durante estas tres jornadas, con distintos panelistas, y rescató distintas situaciones para mostrar que siguió paso a paso estas alternativas y que se permite reparar en varias cuestiones que aquí se trabajaron.

“Se puede ver el vaso medio lleno o medio vacío”, planteó a los ejecutivos y entonces describió las dificultades que le tocó afrontar desde el inicio de la gestión, con pandemia y una guerra que impactó a nivel mundial. “Entiendo que prenda la idea de desesperanza y que no tenemos futuro”, reconoció.

af idea 1.JPG

Entonces reconoció que como país “podríamos ser modelo de resiliencia” por la capacidad para “levantarse y recuperarse a los malos momentos, una y otra vez”. “ Somos casi expertos en la materia”, afirmó. Y repasó la historia, con hitos desde inicios del siglo pasado, con golpes militares, enfrentamientos, derrumbes económicos, la Guerra de Malvinas y mucho más hasta estos días.

“Asumí con 54% de inflación”, marcó sobre la herencia recibida en diciembre de 2019 y a partir de allí marcó datos de recuperación de la economía, aunque objetó que esa información no sea la que más se advierte en los medios de comunicación.

Como en viejos tiempos, apeló a pantalla y cuadros para destacar crecimiento en distintos rubros, muchos de ellos resaltados por sus índices récord. Con hincapié en las exportaciones, que remarcó con números récord hacia el cierre de este año.

Y se detuvo en el cuadro que marcó la tasa de inversión más alta de los últimos 29 años, según remarcó. “Esto lo hicieron ustedes, los empresarios, que invierten porque vieron las curvas anteriores”, detalló para resaltar logros de gestión y un escenario más propio del “vaso medio lleno” que les quiso mostrar.

Aquí admitió que la inflación es realidad y un problema enorme que “hay que combatirla”, así como buscar mejores expectativas y garantizar una mejor distribución del ingresos para que los salarios no se disuelvan.

“Vivimos un tiempo donde se imponen los discursos altisonantes y hay que decir barbaridades para salir en los diarios”, dijo Fernández y planteó la necesidad de escapar a una sociedad dividida en dos. “Nada hay más fácil que sembrar desesperanza”, expresó.

A los ejecutivos, pero también a varios gobernadores, legisladores y dirigentes políticos allí presentes, le pidió dejar de lado las discusiones estériles. “Dediquémonos a construir un país”, reclamó en su pedido de evitar “discursos altisonantes, muchas veces cargados de odio”.

Entonces aludió a la gestión pasada, con claras referencias al gobierno de Mauricio Macri. “Son empresarios y los desafío: ¿Alguien les pidió el uno por ciento? ¿Les pidió un centavo para hacer obra pública. Alguien les pidió algo? ¿Alguien los mandó a espiar? ¿Llamó a un juez para que los persiga o usó la AFIP para que se meta en empresas que los critican?”, afirmó el presidente y aseguró: “la respuesta va a ser no”.

“Acá no hay más espías ni operadores judiciales, no se persigue a nadie”, insistió con las referencias a tiempos previos a su llegada al gobierno y los invitó a acompañar un recorrido de mayor empatía.

“Tenemos que ser lo suficientemente inteligentes para no volver a lastimarnos y dejar de lado a los intolerantes”, aseguró el jefe de Estado, que pidió creer en el diálogo y no tener “ni la prepotencia de los soberbios ni el coraje de los mercenarios”.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar