La carne vacuna subió menos que el pollo y el cerdo en septiembre pasado y en los últimos doce meses también es la carne que menos se encareció, según un informe del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (Ipcva) que también refleja otras particularidades, como que el kilo de asado de tira se consigue hasta 54 pesos más barato en los supermercados que en las carnicerías o que el kilo de hamburguesas caseras superó en valor al asado.

El Ipcva, que toma 200 puntos de ventas entre Capital Federal y el Gran Buenos Aires, relevó un incremento del 3,3% de la carne vacuna en septiembre último versus agosto pasado.

De acuerdo al trabajo, el precio del pollo fresco se encareció un 12,4% el último mes contra agosto pasado. En tanto, el precio del pechito de cerdo subió un 10,4%.

De esta manera, las carnes alternativas le ganaron a la vacuna la carrera de los precios. Pero no solo en septiembre pasado. En rigor, según los datos del Ipcva, en los últimos doce meses la carne vacuna también aumentó menos que el pollo y el cerdo.

Según informó La Nación, si se compara contra septiembre de 2018, la carne vacuna se incrementó un 43,6% cuando desde la misma fecha el pollo lo hizo un 53,1% y el cerdo un 46,6 por ciento.

Por puntos de venta, en el caso de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires la carne vacuna subió en septiembre pasado un 4,3% en las carnicerías, pero bajó un 0,1% en los supermercados. Las carnicerías representan el 73 por ciento de la muestra y los supermercados un 27 por ciento.

El trabajo pone en números la disparidad de precios que suelen encontrarse para la carne vacuna entre un punto de venta y otro, con diferencias marcadas según los productos.

"Actualmente, cortes como el peceto tienen un precio que resulta en cerca de $19 por kilogramo más alto en los supermercados con respecto a las carnicerías, mientras que la colita de cuadril tiene un precio aproximadamente $9 inferior en los supermercados comparado con el precio observado en las carnicerías. En el caso del lomo, la diferencia se estira a un nivel de $22, exhibiendo un precio superior en las carnicerías en relación a los supermercados", precisa el Ipcva.

Luego agrega: "En los casos de los cortes de mayor consumo, como los cortes de la rueda utilizados en la preparación de milanesas, la diferencia de precios llega hasta $25, en el caso de la nalga, siendo los precios más económicos en los supermercados; en carne picada los supermercados venden el producto a un precio $27 más económico, mientras que para el asado los supermercados ofrecen el producto a un precio inferior en cerca de $54 por kilogramo al de las carnicerías".

Fuentes ligadas con el negocio de la carne señalaron que los supermercados estarían ofreciendo más barato el asado por una mejor integración con otros cortes que son más caros y en cambio se exportan. De hecho, hay supermercados como Coto y La Anónima volcados también al negocio de la exportación.

En tanto, las otras carnes tienen un comportamiento distinto. "El pechito de cerdo resulta $11 más económico en las carnicerías; mientras que el precio del pollo fresco entero resulta inferior en $12 por kilogramo en los supermercados", indica el reporte.

Dentro de la carne vacuna, las hamburguesas caseras fueron lo que más subieron, con un 7,1% para llegar a $239,39 el kilo. Considerando los precios relevados, cuestan más que un kilo de asado de tira, producto que marcó $237,92 en septiembre último.

Otro punto que se observa en el relevamiento es cómo se comportaron los precios según los segmentos sociales donde están los distintos puntos de venta. Al respecto, el organismo señala: "Los precios de la carne vacuna tuvieron subas moderadas, del (+4,4%) en septiembre de 2019, con respecto a agosto, en los puntos de venta que atienden en barrios de nivel socioeconómico alto. En los puntos de venta que atienden al nivel socioeconómico medio, los precios mostraron subas más atenuadas, que resultaron del (+2,8%); mientras que en aquellos que atienden al nivel socioeconómico bajo los precios mostraron subas también moderadas, que resultaron de un (+3,9%)".

Mientras en el área de Capital Federal y el Gran Buenos Aires en septiembre pasado la carne vacuna aumentó un 3,3%, lo hizo un 5,5% en Rosario (considerando 80 puntos de venta) y un 6,3 por ciento en la ciudad de Córdoba (80 puntos de venta).

Tanto en Rosario como en Córdoba la carne vacuna también se incrementó menos que el pollo y el cerdo. En Rosario, el pollo subió 11,7 por ciento y el cerdo un 13,8 por ciento. En Córdoba las subas fueron del 12,8 por ciento en el pollo y 7% el cerdo.

Comentá y expresate