Con apenas seis horas de diferencia, el anuncio del presidente de la Nación, Alberto Fernández, y el último decreto firmado por el intendente Guillermo Montenegro, transitaron hacia puntos opuestos.

La normativa local, en función del crecimiento de contagios de coronavirus, dispuso que a partir de este sábado el partido de General Pueyrredon retrocede a Fase 3 del programa de flexibilización de cuarentena y -entre otras restricciones- eliminaba las reuniones sociales.

En tanto, al cierre de la jornada, el jefe de Estado no solo anunciaba la prolongación de la cuarentena por otros 15 días sino que habilitaba "en todo el país" y por primera vez las reuniones sociales "de hasta 10 personas y al aire libre".

Ambas medida parecían entrar en colisión hasta que el gobierno bonaerense aclararon a última hora que lo anunciado por Fernández no tendrá aplicación en los distritos del conurbano provincial, principal foco de contagios en el país, ni en otro distrito que se encuentre caratulado como "Fase 3". Mar del Plata estrena esa condición por decisión de sus propias autoridades municipales.

Desde la comuna ya anticiparon que a partir del primer minuto de este sábado quedan vedados todos los paseos públicos, por lo que ya no se podrá concurrir a las playas ni a los parques y plazas. Tampoco se permiten las actividades deportivas, salvo en predios de clubes o instituciones.

El retroceso a Fase 3 de General Pueyrredon, firmado este viernes a la tarde por Montenegro, será así incluido el próximo lunes en el Boletín Oficial de la provincia, cuando se detalle en que instancia del plan de flexibilización se encuentra cada distrito de acuerdo a su situación sanitaria.

Comentá y expresate