Viajar por el país en micros de larga distancia siempre exigió bastante pacienciapara tolerar la gran cantidad de horas que se deben pasar a bordo hasta llegar a destino. Pero en los últimos años ese requisito había llegado al extremo por los cotidianos embotellamientos en los que quedaban atrapados los micros cuando intentaban entrar a la Terminal de Ómnibus de Retiro o salir desde allí hacia el Interior. Ese infierno, por fin, parece haber terminado con la apertura del Paseo del Bajo.

Este lunes, la esperada autopista exclusiva para tránsito pesado, que atraviesa la Ciudad de Norte a Sur, quedó habilitada. Y los pasajeros de los micros comenzaron de inmediato a notar una significativa diferencia en la duración de los viajes entre la Terminal de Retiro y el resto del país. Hay tramos cuya duración se redujo hasta un 30%, y entre los grandes beneficiados figuran los millones de pasajeros que van cada año a descansar a la Costa Atlántica.

Las mayores ventajas de la obra, según los transportistas, se perciben en las horas pico del ingreso (6 a 10) y la salida (18 a 22) de la Ciudad. Momentos del día que, a su vez, son los que concentran la mayor cantidad de partidas y de ingresos de estos buses en Retiro.

"Esta autopista era muy esperada por las empresas de ómnibus y es una gran noticia para todos los pasajeros que tengan desde ahora a Retiro como punto de partida, de llegada o de paso en sus recorridos, porque los tiempos de viaje se reducen sensiblemente. Y no sólo por la finalización de las obras, sino porque el tránsito había crecido en los últimos años y la zona se había vuelto muy compleja de atravesar", explicó Gustavo Gaona, vocero de la Cámara Empresaria de Larga Distancia (Celadi).

Según cálculos iniciales de esta entidad a los que accedió Clarín, en las rutas que unen a Buenos Aires con destinos del Oeste y el Sur, y en los horarios de alto tránsito, usar el Paseo del Bajo les ahorra a los micros "al menos 50 minutos" respecto de lo que venían tardando en los últimos años. Esto, por la total eliminación de todas las complicaciones que antes trababan hasta el "paso de hombre" el tramo entre la Terminal y las autopistas 25 de Mayo (hacia el Oeste) y Buenos Aires-La Plata (hacia el Sur).

Si se analizan los tradicionales viajes rumbo a la Costa, el efecto es notorio. Llegar de Retiro a Chascomús, si antes demoraba casi 3 horas, ahora lleva sólo 2 (un 30% menos). En San Clemente del Tuyú hoy se puede estar en 4 horas, contra casi 5 de antes. A Pinamar, de al menos 5.20 horas de recorrido se bajó a 4.30. Y a Mar del Plata se podrá ir en 5 horas y media, en vez de las 6.20 o más que solía tardar antes, siempre según los cálculos de la cámara empresaria.

Comentá y expresate