El Gobierno decidió hoy postergar un mes el ajuste del impuesto a las transferencias de los combustibles que tenía previsto entrar en vigor el 1 de junio, según consignaron fuentes de la Secretaría de Energía.

La medida se tomó "para evitar un impacto en la inflación" y mañana se publicará un decreto presidencial con la suspensión del ajuste del gravamen a la transferencia de los combustibles, que comenzará a regir el 1 de julio.

La suba iba a entrar en vigencia el próximo sábado e implicaba un aumento en el precio de venta final de las naftas. El Impuesto a la Transferencia de los Combustibles (ITC) debía aumentar desde este sábado 11,8%, en línea con la inflación acumulada en el primer trimestre. Y generaría un impacto directo en los bolsillos de los automovilistas en momentos en que el Gobierno busca que el índice de precios marque una tendencia a la desaceleración.

Según fuentes oficiales, el incremento de tributos iba a provocar un encarecimiento cercano al 1,5% de los combustibles. Aunque las petroleras apuntaban a una recomposición de entre 3% y 4%.

Comentá y expresate