Uno de los mayores conflictos en la política y en la sociedad argentina tiene que ver con los planes sociales que actualmente el Estado da a millones de personas. La cuestión es qué hacer con ellos, cómo mejorar el sistema para que dejen de ser considerados gasto público y se conviertan en inversión pública. Los líderes políticos saben que es uno de los temas calientes de cara a las próximas elecciones y por eso, desde el propio Gobierno, empiezan a diagramar algunas cuestiones de fondo para ampliar el trabajo.

El pasado jueves, mientras en la avenida 9 de julio se concentraban cientos de personas, embanderadas en su mayoría por el Polo Obrero, reclamando por un aumento de los planes; a metros de allí, puertas adentro, el ministro de Desarrollo Social de la Nación, Juan Zabaleta, lo decía claro: " No va a haber más planes sociales en la Argentina".

Zabaleta se apersonó en la sede de la Confederación General Empresaria de la República Argentina (CGERA) para firmar un convenio que busca convertir 1.200.000 planes sociales en trabajo genuino y capacitación en el sector privado. Se trata de un acuerdo que se viene buscando hace mucho y fue levantado como reclamo por parte de las empresas, frente a la dificultad de conseguir mano de obra. Ahora estuvo presente en la firma de este convenio.

image.png

Falta de trabajadores en la recuperación económica

"Hoy que tenemos reactivación económica nos encontramos que queremos volver a tomar trabajadores y no hay, entonces las industrias necesitan rápidamente empezar a formarlas, a capacitar gente", dijo Marcelo Fernández, presidente de CGERA. "Necesitamos que todos los sectores tomen gente, porque así lo están requiriendo", agregó y argumentando que el convenio va a ser fructífero, ya que "el que se capacitó seguramente va a ser tomado en el oficio, pero le va a quedar un certificado que lo va a emitir la empresa para que, después, si otra empresa lo requiere, ya está formado y capacitado, por lo cual el círculo virtuoso va a ser muy rápido".

En declaraciones a este medio, Fernández dijo que el convenio permite "promover los planes Potenciar Trabajo, para capacitar y formar en oficios que lamentablemente hemos perdido las PyMES". "Estamos urgidos en formar gente que pueda trabajar en las nuevas tecnologías, las maquinarias que las PyMES hoy estamos poniendo en marcha de vuelta", dijo, agregando que en los últimos años se jubilaron cerca de 900.000 personas, que, en gran parte, no fueron repuestas en los trabajos.

También destacó que este acuerdo firmado con el Gobierno permite "formar y capacitar gente para que sean incorporados en oficios que superan en 5 ó 6 veces el salario que hoy están cobrando por el plan social".

Camino hacia el empleo formal

El ministro primero agradeció a los representantes empresariales presentes, que pertenecen no a grandes firmas sino a pequeñas y medianas empresas (PyMES): "Se genera trabajo en el barrio gracias a ustedes". Además remarcó que este convenio permite dar un puntapié inicial e "ir en camino hacia el trabajo formal".

"Está claro que cada sector tiene su propia dinámica, su propia modalidad de contratación", dijo, aclarando que los acuerdos con cada sector deben ser específicos. En la reunión estaban presentes representantes de cámaras empresariales y comerciales de todo el país, como de distintos sectores productivos, incluyendo la industria textil, panaderil, la construcción, etc.

Con respecto a la importancia del plan Potenciar Trabajo destacó que sirve también como "parte del salario, como base del salario para acompañar a las PyMES y poder ayudar desde el punto de vista económico: son 20.000 pesos que van a ser parte, a partir de los acuerdos, del salario. Y eso es una ayuda y un acompañamiento al sector privado".

"Ya hay, desde principio de año, más de 50.000 ex beneficiarios del Plan Potenciar que hoy tienen empleo y es un número que es importante y pone en valor al programa", destacó Juan Zabaleta.

image.png

A pesar de que repasó una lista de ayudas que el Gobierno otorga por la acuciante situación de pobreza en el país, también aclaró que buscan incentivar el trabajo a partir de nuevos acuerdos. "Vinculamos muchos programas al laburo: urbanizamos barrios populares, tenemos más de 100.000 millones de pesos invertidos en la urbanización de 5.900 barrios populares, en donde con cooperativas hacemos cloacas, agua potable, energía eléctrica, calles, salones de usos múltiples, jardines maternales", dijo.

Además subrayó la importancia del programa Banco de Herramientas y Materiales: "a cada emprendedor o cooperativa de trabajo le compramos las herramientas para mejorar la producción, para agregarle valor", explayando que puede ser para distintos rubros y que, incluso, la cita previa a llegar a la sede de CGERA había sido en Pila, un pueblo de 5.500 habitantes en donde el Ministerio ayudó a montar una fábrica de luces LED.

Para finalizar, antes de que algunos miembros de distintos sectores le acercaran sus inquietudes con las políticas del Gobierno, Zabaleta dijo que está "convencido de que los argentinos no quieren vivir de un plan Potenciar, convencido de que los argentinos quieren tener trabajo". "Y hacia ahí vamos", culminó, antes de agradecer nuevamente a los presentes.

"Hay que resolver la inflación, hay que mejorar los salarios, hay que lograr que el bolsillo de las argentinas y los argentinos deje de estar flaquito y que esté un poquito mejor y eso lo vamos a hacer entre todos nosotros", dijo a los representantes de las diferentes cámaras empresariales.

En declaraciones posteriores a este medio, Zabaleta dijo que desde el Gobierno son "muy claros en los conceptos". "Queremos vincular los programas del Ministerio de Desarrollo Social a la generación de empleo. La economía social es un emergente y nosotros queremos y trabajamos con cada organización para poder tener proyectos productivos y a partir de eso invertir recursos en herramientas, materiales, todo lo que tiene que ver con el camino hacia el trabajo formal", finalizó.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate