En el Hospital Interzonal Especializado Materno Infantil (Hiemi) se practicó en las últimas horas la interrupción del embarazo que llevaba adelante una adolescente de 13 años, con retraso madurativo, que había sido abusada por su padrastro, según plantearon los padres de la menor la momento de hacer la denuncia policial.

El caso tiene su origen en la vecina localidad de General Madariaga y el fiscal Walter Mercuri,a cargo de la Unidad Fiscal N°8, confirmó esta práctica según publicó el diario Clarín en su edición digital.

Asegura que la ingresaron a quirófano a última hora de este jueves y que tanto a ella como a sus padres se les consultó para que dieran conformidad del paso que se iba a dar y finalmente se cumplió. La justicia ordenó que se extraigan restos del feto a efectos de, en el avance de la causa por abuso sexual agravado, se determine compatibilidad genética con el sospechoso.

"Corría riesgo la vida de ella. No lo podía tener. Le tuvieron que hacer el aborto porque no podía gestar, no podía seguir. Ella tiene un cuadro con retraso madurativo. Pesa veintipico de kilos", comentó una tía de la niña

Médicos del cuerpo forense participaron de esta práctica a efectos de dar cumplimiento a la medida judicial y garantizar su envío a la Asesoría Pericial de La Plata, donde se realizará el cotejo genético con muestras que ya le tomaron al imputado.

"Corría riesgo la vida de ella. No lo podía tener. Le tuvieron que hacer el aborto porque no podía gestar, no podía seguir. Ella tiene un cuadro con retraso madurativo. Pesa veintipico de kilos", comentó una tía de la niña a Clarín.

Para los familiares de la menor no hay duda que el hoy acusado es responsable de esa violación y el embarazo, ahora interrumpido. Aunque no descartan que por su condición pueda haber sido abusada por algún otro hombre.

La propia niña fue la que contó que su padrastro abusaba de ella desde hace dos años. Llegó a ventilar esta situación porque, según les relató, estaba angustiada porque sus compañeros de escuela le decían que estaba gorda

La propia niña fue la que contó que su padrastro abusaba de ella desde hace dos años. Llegó a ventilar esta situación porque, según les relató, estaba angustiada porque sus compañeros de escuela le decían que estaba gorda.

Según informa Clarín, el acusado tiene 42 años y fue aprehendido por personal de la DDI Villa Gesell. En esas circunstancias se completaron también los peritajes genéticos que serán determinantes para confirmar si es el padre del bebé que la menor estaba gestando.

La niña está ahora a cargo de su abuela y una tía ya que, en el contexto de esta causa judicial, a la madre se le dispuso una restricción de acercamiento ya que se intenta determinar si estaba al tanto del delito que estaba cometiendo su esposo.

Comentá y expresate