Dada la actual situación del predio de disposición final, según las autoridades ambientales de la provincia causada por la desatención e incumplimiento de ciertas reglas de mantenimiento y protocolo por parte de la gestión de Carlos Arroyo, el Organismo Provincial para el Desarrollo Sustentable(OPDS) elaboró un informe en el que detallan varias medidas -de corto y mediano plazo- para restablecer las condiciones sanitarias del basural, relegando a un segundo plano al municipio y dándole luz verde al organismo provincial y a la Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado(CEAMSE) para ocuparse de la situación.

El informe fue labrado en un contexto de eterno conflicto que hace meses sucede en el predio: desde su situación estructural hasta problemas con el pago de las fuerzas de seguridad que operan en el lugar. Hace un mes, el OPDS había informado que al basural le quedaban "dos meses de vida útil", tirando abajo el esfuerzo que realizó la gestión municipal en 2013 para inaugurar un modelo que presentaba, según las autoridades, "una vida útil de 20 años".

En base a esta realidad, las advertencias retumbaron en las paredes de la Municipalidad pero no fueron escuchadas, o al menos eso refleja el organismo provincial en su detallado informe, al cual tuvo acceso Ahora Mar del Plata,en el cual adjudica el incumplimiento del artículo 6 de la Ley 13.592 -Gestión integral de residuos sólidos urbanos-, en el cual estipula la responsabilidad de los municipios de presentar un programa de trabajo para aplicar en los predios de residuos.

A falta de este escrito que la gestión actual no presentó, el Poder Ejecutivo le dio la intervención total de la deplorable situación del basural al OPDS y la CEAMSE. Ambos organismos fueron los que crearon este informe con las principales medidas a adoptar para el saneamiento del predio.

Entre varios puntos, los organismos aconsejaron controlar definitivamente "el foco ígneo del frente de descarga, mediante su ahogamiento con suelo"; la creación de una nueva pileta de acopio de líquidos lixiviados -se encuentran colapsados y en situación crítica-; y la construcción de nuevas áreas donde poder seguir disponiendo los residuos sólidos.

En el escrito se detalla el error puntual que tuvo la gestión municipal y que terminaron por acortar el tiempo útil del predio de disposición final: "Desde el año pasado -2017- dicha vida útil se ha visto afectada por la no continuidad de la ejecución de la infraestructura requerida para dar continuidad a la operación prevista del mismo”.

Es por este motivo que todas las tareas y protocolos para el saneamiento del predio serán llevadas a cabo por el OPDS y la CEAMSE. Por su parte, el municipio quedará relegado.

Comentá y expresate