El brote de esta la fiebre de Lassa, conocida como "fiebre hemorrágica viral", comenzó a principios de este año en Nigeria, una patología muy grave y mortal para la que todavía no hay vacunas.

Aunque no se trata de una enfermedad nueva, hacía ya tiempo que no se presentaba un brote y, de hecho, no se tiene registro de una epidemia de estas características en la historia.

Actualmente, el sistema de salud de Nigeria se encuentra completamente sobrepasado, ya que algunos de sus trabajadores se enfermaron con el virus, que puede afectar a muchos órganos y dañar los vasos sanguíneo del cuerpo, y terminaron muriendo.

Si bien la mayoría de las personas que contraen este virus presentan síntomas muy leves, como dolor de cabeza o fiebre, o incluso ninguno y en casos graves puede generar fuertes sangrados, similares a los del ébola.

Los números, a primera instancia, no parecen preocupantes, pero hubo 1000 casos sospechosos y 90 muertos. Lo cierto es que los especialistas se mostraron preocupados porque el número es inusualmente alto para esta época del año.

Comentá y expresate