Flavio Mendoza confesó que vivió una pesadilla el jueves y contó que después de hacer la función de su espectáculo en Villa Carlos Paz se dirigió a un Sanatorio cordobés de urgencia.

“Ayer tuvo una cosa bronquial, tenía como un ruido en el pecho. Terminé la función y salí cagando a Córdoba. Lo llevé al Sanatorio Allende. Tiene un año y nueve meses, es un bebé todavía. No fue grave, fue algo que le agarró por el cambio del clima, un virus ahora que hace frío. Él es súper sano, gracias a Dios. Me pegué un cagazo terrible por el ruido que le hacía el pecho”, relató a radio Mitre.

Y agregó: “Yo decía este nene no puede respirar. Le dieron una inyección que gritó, pobrecito. Gracias a Dios no pasó nada mayor. Era solo un virus que le hizo como un espasmo. Está con unas gotitas y está bien. Nada más que tiene un pecho con mucho ruido”.

“A él lo único que le ha pasado que cuando le dan una vacuna se le levanta un poquito de fiebre. Ni un raspón ha tenido ese nene”, concluyó.

Por otro lado, se refirió a la posibilidad de darle un hermano a la criatura. “Tengo momentos que quiero y otros instantes que prefiero que no. Es un tema traer un hijo al mundo. Yo desde que soy padre no salgo más a la noche. Soy un padre muy presente”, afirmó.

Comentá y expresate