La Cámara de Ferreteros y Afines de Mar del Plata y zona realizó una reunión virtual de su Comisión Directiva y analizó el desarrollo de sus actividades y la asistencia social, en el marco de ayuda con donaciones al sistema de sanidad de la comunidad marplatense. Uno de los temas tratados fue su preocupación por la situación económica del sector.

Durante la reunión se consideró el impacto de la cuarentena en el desarrollo comercial del sector ferretero y el comercio minorista de proximidad. A pesar de que las ferreterías tienen permitidas su atención al público durante la cuarentena, las ventas de mostrador se vieron afectadas por el cierre de talleres y fábricas que debieron mantenerse son producción. Si bien se notó una leve recuperación en las ventas durante el proceso de habilitación de distintos rubros, no ha sido suficiente sumado a los aumentos de precios que acompañan la emisión monetaria y los bolsillos debilitados de los clientes.

Quienes más sienten está situación son aquellos comerciantes que no son propietarios y están sujetos al pago de un alquiler, que sumado al pago de sueldos y los demás obligaciones, están severamente comprometidos en su giro comercial. Muchos de ellos reconocieron que analizan la posibilidad de cerrar sus puertas.

Las ayudas económicas comprometidas por el gobierno nacional, provincial y municipal no son suficientes y en muchos casos no llegan al sector, precisamente, por considerar que tuvo sus puertas abiertas durante ese proceso.

Por eso, solicitaron a las autoridades gubernamentales que se incluya al sector ferretero, en el alcance de sus considerandos para la ayuda económica, tanto para afrontar sus obligaciones comerciales, como laborales; que se dicten normas sobre los alcances de la Ley de Alquileres, ajustadas la proporcionalidad del daño económico provocado por la política de contención de la Pandemia del Covid-19. Y pidieron apelar a la consideración de los propietarios de los locales y viviendas alquilados a comerciantes del sector y sus empleados, para que flexibilicen el cumplimiento de sus contratos, condonando una parte y otorgando facilidades para su pago.

En este sentido, proponen llamar a la reflexión de esos mismos propietarios, para que consideren la dificultad en lograr un nuevo inquilino, si ante las dificultades expuestas, sus locales y viviendas se desocupan y engrosan la cadena de locales vacíos de nuestra comunidad.

Comentá y expresate