Reducir los riesgos de un desastre natural, prevenir catástrofes nacionales, trabajar unificadamente ante amenazas climáticas o interconectar planes de acción para la protección civil. Todos estos planes de acción presentó ayer el Gobierno en lo que constituye el Consejo Nacional para la Gestión Integral del Riesgo (Sinagir) creado el año pasado y que ahora se le dará un fuerte impulso con ambicioso plan de acción hasta el 2023.

El eje conceptual de este Consejo Nacional para mitigar catástrofes es la de prevenir o actuar coordinadamente cuando ocurra un terremoto, una inundación, incendios o cualquier otro desastre natural que afecte a la población. Así, el Sinagir está integrado por los Ministros de Seguridad, Defensa y Desarrollo Social, más las secretarías de Salud, Ambiente, Obras Públicas y Vivienda.

Ayer, el jefe de Gabinete Marcos Peña encabezó un acto en el que se pusieron nuevas metas de trabajo de la Sinagir con vistas al 2023 que incluye, entre otras cosas, sumar más provincias al programa, fortalecer los programas de capacitación, armar equipos de evaluación de daños y desarrollar una plataforma de estadísticas tendiente a prevenir desastres.

Creado por decreto hace un año el Sinagir apuntó al desarrollo de políticas de capacitación y planificación de las actividades referidas a la protección civil para salvaguardar la vida, los bienes y el medio ambiente; coordinar las acciones tendientes a solucionar situaciones extraordinarias o emergencias que se produzcan en el territorio de la Nación.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien es una de las coordinadoras centrales de este consejo especial explicó a Infobae que "se trata de un plan que previene y reduce la posibilidad de catástrofes a partir de construir un mapa de riesgos y las obras necesarias para su contención: anticiparse en inundaciones, incendios terremotos, volcanes".

A la vez, Bullrich dijo que esta es la primera vez que se trabaja en equipo entre municipios, provincia y Nación en lo que constituye "un paso adelante en la institucionalidad de nuestro país".

Hasta ahora el Sinagir elaboró diferentes tipos de mapeos de castastrofes o amenazas geográficas en la Argentina. Así, se desarrolló un mapa de terremotos, erupciones volcánicas, inundaciones regionales o de núcleos urbanos, tormentas severas, grandes nevadas, remoción en masa, incidentes en represas, sequías o incidentes forestales.

Entre los objetivos fijados en estos mapeos figuró la necesidad de actualizar datos, trabajar en la afectación de la población, coordinar tareas con fuerzas de seguridad y la sociedad civil a la vez que desarrollar pronósticos para prevenir catástrofes.

Así, por ejemplo, una estadística elaborada por la Sinagir demuestra que la mayor parte de los incendios intencionales se encuentran en el norte del país, aquellos por negligencia en el NOA y NEA, en tanto aquellos producidos por causas naturales se ven en mayor medida en la región centro.

Para ello, el Gobierno se puso como meta a futuro fortalecer los sistemas de alerta temprana, armar estrategias de gestión integral de riesgos entre los municipios, las provincias y la Nación a la vez que articular el trabajo con las ONG.

Por otra parte, un mapeo elaborado desde la Sinagir determinó las amenazas más graves según la región geográfica. Así, se determinó que la región de Cuyo es la que presenta mayores niveles de terremotos, tormentas severas y sequías. En tanto, en el NEA se registran mayores niveles de inundaciones, tormentas severas e incidentes forestales. En el NOA se vislumbran más incidentes en presas y remoción en masa. A la vez que en la paragonia se registró un mayor nivel de erupción volcánica, grandes nevadas y sequías en los últimos años. Y en la región Centro se verificaron los mas altos niveles en inundaciones y tormentas severas.

El secretario de Medio Ambiente, el rabino Sergio Bergman expresó a Infobae que "es el sistema de gestión de riesgos y emergencia que la jefatura de gabinete articula en protocolos ante catástrofes y emergencias para que los ministerios agencias provincias y municipios actúen articulados en forma conjunta".

Para Bergman este programa que surge a partir de enero del 2016 con los incendios forestales y las inundaciones resulta ser ahora un "cambio completo de paradigma de gestión". Es que antes de ello no había inventarios, protocolos o una política de prevención o acción frente a emergencias y catástrofes.

El esquema de la Sinagir fue creciendo de a poco. Primero fueron grupos de whatssap en foros virtuales, luego hubo una nueva ley de defensa civil y ahora se llegó al Sinagir donde se planifica la prevención de catástrofes.

Ayer se presentó el ambicioso plan de trabajo hasta el 2023 que llevarán adelante unas 11 comisiones de trabajo que contemplan los siguientes ejes de acción más relevantes:

- Elaborar un manual para la elaboración de mapas de riesgo.

- Conformar equipos para actualizar metodologías de análisis de estructuras urbanas de defensa.

- Establecer índices "normalizados calculados" para generar un mapeo de las zonas de riesgos hídricos.

- Instrumentar una red de medición de variables meteorológicas de resolución espacial y temporal adecuadas para detectar fenómenos meteorológicos severos.

- Profundizar los trabajos para mejorar la capacidad de monitoreo de las oscilaciones de las mareas.

- Establecer equipos de trabajo locales para dar coberturas en radar de áreas afectadas por catástrofes.

- Disponer de manuales operativos para pedir financiamiento a organismos internacionales ante eventuales catástrofes ya que el Ministerio de Hacienda contempla de un fondo especial apartado del presupuesto anual que está destinado al uso de planes de contingencia.

Fuente: Infobae

Comentá y expresate