El libro "Malvinas: 40 años", que compila testimonios conmovedores de 22 protagonistas de la guerra se presentó oficialmente en la sede de la Universidad de la Defensa Nacional (UNDEF) junto a autoridades del Gobierno nacional y bonaerense, legisladores nacionales y representantes de las fuerzas armadas.

El Salón Almirante Brown de la Universidad de la Defensa Nacional (UNDEF) fue sede, este miércoles, del lanzamiento del nuevo libro de Editorial Taeda: Malvinas 40 años. Testimonios sobre la guerra del Atlántico Sur. Estuvieron presentes, entre otras autoridades, el ministro de Defensa, Jorge Taiana; el secretario de Estrategia y Asuntos Militares, Sergio Rossi; el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni; el jefe de Gabinete de la Secretaría de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur (SEMAS), Jorge Poblete; la diputada nacional Agustina Propato y el rector de la UNDEF, Jorge Battaglino. También participaron el presidente y el secretario de la Federación Nacional de Veteranos de la Guerra de Malvinas, Ramón López y Juan Carlos Sosa.

Según publicó el sitio Infobae, en la apertura del acto, el editor de la obra y Veterano de Malvinas, Héctor Tessey, pidió a los asistentes un minuto de silencio en homenaje a los 649 caídos en el Atlántico Sur en 1982. En su exposición, Tessey destacó el “sentido humano” del libro, que recoge el testimonio de 22 protagonistas del conflicto, quienes representan a los civiles y militares de las distintas FF. AA. y de las fuerzas de seguridad federales que participaron del esfuerzo bélico. “Malvinas: 40 años recoge sus sentimientos, vivencias, emociones, miedos, alegrías y frustraciones”, resaltó el editor de la obra, que –como indicó– no tuvo un enfoque académico, sino que pretendió dar la voz a los veteranos y “dejar que la charla fluyera”.

image.png

Al referirse a las enseñanzas que dejan estos 40 años desde el fin del conflicto bélico, Tessey subrayó que “Malvinas sigue demostrando que el trabajo en equipo, tanto durante la guerra como el de los Veteranos ahora, da resultados satisfactorios”. Recordó el dolor que él y sus compañeros sintieron al finalizar la guerra y “el regreso oculto y oscuro” de los excombatientes al continente, así como “la incomprensión del gobierno y las autoridades militares de la época”. Sin embargo, a su juicio, esa etapa ya fue superada y hoy “sigue habiendo gente comprometida con la causa, con la Patria y con el camarada”. Recomendó, por último, seguir estudiando lo que nos dejó la guerra y llamó a continuar “sosteniendo esta causa para recuperar nuestra soberanía sobre las islas”.

Posteriormente, tomó la palabra una de las protagonistas del libro, Liliana Collino, una de las trece mujeres reconocidas por el Estado Argentino como veterana de Malvinas y la única que pisó suelo malvinense durante la guerra. Desplegada durante el conflicto en el Hospital Reubicable de la Fuerza Aérea en Comodoro Rivadavia, realizó operaciones aeromédicas para trasladar heridos desde Puerto Argentino a la ciudad chubutense. En sus palabras, Collino puso énfasis en el “compañerismo” que se vivió durante la guerra y en la “valentía” de los combatientes, “que, a pesar de sus lesiones, querían volver al campo de batalla a defender nuestro territorio”. “A pesar de las circunstancias negativas de la guerra, todas nos sentimos muy orgullosas de poder apoyar a los combatientes”, manifestó, al tiempo que rescató la posibilidad que les dio el libro de Taeda de “visibilizar” sus historias.

invitados.png

Luego fue el turno de Daniel Arribas, quien participó del conflicto como miembro del Regimiento 7 de Infantería con asiento en La Plata, la unidad del Ejército que sufrió la mayor cantidad de bajas durante el conflicto. “El regimiento recibió, desde el 1.º de mayo hasta el 14 de junio de 1982, más de 100.000 disparos de artillería aérea, naval y terrestre”, recordó. Visiblemente emocionado, Arribas se detuvo particularmente en el combate del monte Longdon, iniciado el 11 de junio, “uno de los más crueles e intensos de la guerra”. “De los 46 hombres de mi sección, tuvimos seis fallecidos en combate y 21 heridos; ninguno de ellos, que eran soldados del Servicio Militar Obligatorio, se retiró del campo de batalla y todos dieron lo mejor de sí”, destacó. “La batalla es segundo a segundo y uno puede escribir un libro de lo cruel que es un campo de combate”, redondeó, al tiempo que llamó a “honrar la memoria de los caídos y acompañar a sus familiares”.

En el cierre del acto, el presidente de Taeda, Mario Montoto, destacó el compromiso de la editorial con la causa Malvinas en sus casi 17 años de trayectoria. Repasó los libros, documentales y producciones audiovisuales, fruto de ese esfuerzo, y adelantó el próximo lanzamiento de una obra que recogerá los cuatro viajes del fotógrafo Rafael Wollmann a las islas, el último de los cuales tuvo lugar hace pocas semanas en coincidencia con el 40º aniversario del inicio del conflicto del Atlántico Sur. “Aspiramos a que este libro sea recibido por el público con el mismo fervor y con el mismo sentimiento que nos guiaron al editarlo”, señaló Montoto, quien se mostró esperanzado en que “esta obra forme parte, muy pronto, del archivo de instituciones educativas a lo largo y a lo ancho del país”. “Solo así, transmitiendo a las nuevas generaciones el amor por Malvinas, como lo hacen a través de sus testimonios quienes allí combatieron hace cuatro décadas, seremos capaces de mantener viva la llama de una causa que atraviesa generaciones y a la cual, como argentinos, no estamos dispuestos a renunciar”, añadió. “La lucha de nuestros combatientes no ha sido en vano: ellos nos demostraron que el amor a la patria no se declama, sino que se demuestra en acciones y actitudes concretas”, subrayó Montoto. Al concluir su alocución, agradeció a los héroes de Malvinas y exclamó: “¡Vivan las Malvinas argentinas! ¡Viva la Patria!”.

Comentá y expresate