Diego Maradona fue presentado en México como nuevo entrenador de Dorados de Sinaloa. El “10” generó una gran expectativa en los hinchas y en la dirigencia del club, que le rindió pleitesía "Es un día histórico para la institución y México. Deportivamente nos quedan muchas finales y vamos a encarar un torneo nuevo. Los jugadores necesitaban un golpe anímico y para nosotros no está perdido. La vamos a pasar bien, vas a estar contento. Bienvenido a México, es un placer que estés con nosotros", le dio la bienvenida uno de los dirigentes.

En la conferencia de prensa, Diego brindó frases para todos los gustos. Y hasta habló de su vida privada. "Asumo esta responsabilidad como si fuera un nuevo hijo. Desde que dejé la enfermedad hace 15 años, yo me estaba consumiendo. Quiero explicarle que cuando yo tomaba era para atrás. Era dar un paso para atrás y lo que tiene que hacer el jugador de fútbol es ir para adelante. Todo esto se cortó gracias a mis hijas", detalló Maradona.

"Me quedé sin una moneda y no me importa decirlo. Volví al trabajo, me convenció mi hija la más chiquita. Cuando estaba en coma me tocaba las sábanas para que me despertara. Después salí y como todos, todos somos juzgados, pero todos creemos tener la palabra de la verdad... Cuánta gente hay que hace peores cosas que nosotros y no salen en los diarios", concluyó sobre el tema.

"Yo vine a trabajar. Vine a dejarles mi corazón. Como lo dejé en Fujairah. Me hacía 300 kilómetros todos los días desde Abu Dhabi a Dubai. Y no es verdad que nosotros no clasificamos a ese equipo. Nosotros sabíamos quién sacaba el lateral y quién el córner. Cero título no, un ascenso", se adjudicó un título como entrenador.

Y le habló a los hinchas de Dorados y la gente de Culiacán. "No venimos de paseo, no venimos de vacaciones. Venimos a trabajar, a darle una mano a los muchachos. Pero nosotros necesitamos que la gente esté con nosotros. Si la gente está con nosotros, más lo que yo puedo inyectarles a los jugadores anímicamente, va a ser bravo ganarnos. Nosotros vamos a ir a buscar los partidos", prometió Diego y agradeció a quienes fueron a la conferencia a escucharlo.

"Soy muy amigo del Turco (Antonio) Mohamed. Ya tenía casi firmado con los bielorrusos, no llegamos por el tema de los jugadores entonces lo dejamos para más adelante. Para mucho más adelante porque yo pienso quedarme mucho tiempo acá", contó. Además, dijo que les va a contar a sus jugadores que "hice cosas que no hay que hacer y esa se la voy a refregar en la cara". "Cada pelota es nuestra, cada pelota se traba con la cabeza. No tuve la oportunidad de hablar con los muchachos, pero yo mañana tengo una reunión con todos y con cada uno de ellos. Los vimos por videos", siguió.

Después criticó a quienes dijeron que él no conocía el equipo al que dirigiría. "Escuchaba que decían que Maradona no sabía quién es el tres del equipo, pero... ¿Vos sabés de astronomía? Estamos yendo a lugares que donde me buscan me van a encontrar", disparó.

"Emocionalmente me siento en el mejor momento de mi vida. Estoy cerca de mis hijos, tengo alguna que otra pelea con mi ex mujer, pero nada... Quiero darle a Dorados lo que me perdí cuando estaba enfermo. Debo haber estado enfermo 14 años. Quiero ver el sol y acostarme de noche. Antes no quería ni acostarme ni sabía lo que era una almohada. Por eso acepté la oferta de Dorados. Que no me vengan con cuentos, nosotros los partidos los ganamos adentro de la cancha. Y el sacrificio de los jugadores es en toda la semana, no hay jugador lesionado si no me lo dice el doctor", continuó con su desparramo de frases el DT.

"Yo vine con Luis Islas, él ha visto muchos videos. Estamos hablando con mucha gente que pasó por acá, incluso el Turco. El cuerpo técnico lo vamos haciendo a medida que conocemos a los jugadores: tenemos un preparador físico argentino que está acá, que es muy competente y lo queremos meter en el ruedo. Estaba con nosotros y se fue a Vélez con (Gabriel) Heinze. Hoy la gente que quiere trabajar, trabaja. Por eso estamos de nuevo armando el cuerpo técnico", detalló sobre su cuerpo técnico.

"A mí me fue a buscar la gente de Dorados y yo los respeto tanto como al América. Perdí mucho tiempo sin trabajar, perdí mucho tiempo haciendo cosas feas. Y hoy me quiero levantar cada día para darle algo nuevo a Dorados", continuó el capitán de la Selección Argentina campeona del mundo en 1986.

"No vengo a resolver el fútbol mexicano. Vengo a darle una mano a Dorados y Dorados me da una mano a mí. Yo quiero que México se codeé con Alemania, con Bélgica... No que siga jugando con El Salvador, con todo el perdón y el respeto que me merece El Salvador, o con el rejuntado de acá. Porque si México le hubiera ganado a Alemania hace 20 años sería potencia. Ese partido que le ganó México a Alemania en el Mundial es para verlo tranquilo fumándose un faso. El faso puede faltar", concluyó.

Comentá y expresate