El Gobierno español dio a conocer los primeros datos sobre qué le pasó a Julen. El subdelegado del Gobierno en la región de Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez, afirmó que el nene de dos años cayó de forma "libre y rápida" y que lo encontraron a 71 metros bajo tierra, adentro del pozo donde había caído el domingo 13 de enero en una zona montañosa de Totalán, Málaga.

"La posición del cuerpo determina que fue una caída libre, rápida, hasta los 71 metros, cota en la que se encontró", explicó Gómez este sábado en una conferencia de prensa, horas después de que el equipo de rescate hallara el cuerpo del menor, que estaba cubierto de tierra.

Una de las hipótesis que maneja el Gobierno español es que en la misma caída se fue desprendiendo material procedente de las paredesdel pozo, que eran "muy imperfectas, muy arenosas", según precisó el funcionario. Además, Rodríguez Gómez confirmó durante este sábado se conocerán los primeros datos de la autopsia.

También indicó que existen "diversas teorías" respecto al "tapón" de aire que fue encontrado en el pozo cuando ingresaron con una sonda de exploración, pero que todavía no hay ninguna certeza. Explicó que podía tratarse del espacio que había entre los pies y la cabeza del niño.

Aseguró, además, tener la certeza de que se ha hecho "todo lo humana y técnicamente posible" en las tareas de rescate del niño que definió como una "misión colosal".

El cuerpo de Julen fue encontrado durante las primeras horas de la madrugada española, a la 1.25 (00.25 GMT), después de casi 13 días de intensa búsqueda. Durante el operativo trabajaron 300 personasy fue el más grande de este tipo en la historia de España.

El nene cayó a un pozo de 25 centímetros de diámetro y 107 metros de profundidad, que había sido perforado para realizar sondeos de agua y que había quedado destapado.

En la conferencia el funcionario agradeció el trabajo a todos los integrantes del operativo y lamentó el triste final de una "carrera de obstáculos" en la que la montaña, en la que se movieron 85.000 toneladas de tierra, "parecía que se defendía".

También hizo un llamado de atención a todas aquellas personas que tengan un pozo ilegal en España. Pidió que lo sellen para que "no vuelva a suceder" una tragedia como esta.

A la vez informó que comenzaron a tapar el pozo con una lámina de acero de 600 kilosy que la intención es sellarlo completamente cuando la autoridad judicial lo autorice. Quieren hacer lo mismo con el segundo agujero, que hicieron para rescatar al nene.

El subdelegado andaluz no fue la única autoridad española que dio sus condolencias. Tanto el presidente Pedro Sánchez como el rey Felipe VI se manifestaron públicamente. "Toda España se suma a la tristeza infinita de la familia de Julen. Hemos seguido de cerca cada paso para llegar hasta él. Siempre agradeceremos el incansable esfuerzo de quienes lo buscaron durante todos estos días. Mi apoyo y cariño a sus padres y seres queridos", Sánchez en Twitter. El rey Felipe VI expresó su "dolor más profundo" y su "pésame más sentido a toda la familia de Julen". Su esposa, Letizia, se había mostrado muy preocupada durante el operativo de rescate y durante los primeros días de búsqueda llamó ella misma al alcalde de Totalán para interiorizarse sobre la situación.

La reacción de los padres

Los padres de Julen estuvieron presentes durante todo el operativo de rescate, que tuvo en vilo a toda España. El matrimonio había sufrido hacía dos años la pérdida de otro hijo, de tres años, de muerte súbita. El viernes, cuando la búsqueda estaba llegando a su fin, decidieron quedarse en Totalán a esperar los resultados junto a los organizadores y los representantes del Gobierno español.

Según un fotógrafo de la agencia AFP, al conocerse el trágico desenlace el padre de Julen gritó "íNo, otra vez no!", mientras la madre salió corriendo gritando y pidiendo a las autoridades que alejaran a la prensa.

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate