Falta más de un año para las elecciones de 2023 y los principales jugadores ya arrancan a mover sus piezas. La situación se torna compleja para el oficialismo, que debe enfocarse en los problemas inmediatos mientras la oposición, aglomerada en la coalición Juntos por el Cambio, y conformada por núcleos fuertes del PRO y la UCR, observa con interés y preocupación la coyuntura política y social, cada vez más deteriorada.

Martín Lousteau, Senador Nacional de la UCR y líder del movimiento interno del radicalismo Evolución Ciudadana, ya ha expresado su deseo de ser candidato a jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, mientras que Horacio Rodríguez Larreta, quién hoy sostiene ese cargo por el PRO, ha dejado entrever sus intenciones de disputar la Presidencia de la Nación en las siguientes elecciones.

Dijo hace unos días quien hoy es alcalde de la Ciudad: “Sueño con ser parte de la solución a los problemas que arrastramos hace décadas y tengo la certeza de que, trabajando juntos, vamos a encontrarle la vuelta a esta Argentina que, aunque a veces nos cueste, tanto queremos”. Con su mandato en la Ciudad de Buenos Aires terminando el año que viene, no es difícil imaginar cuál es el paso siguiente.

Así se observa cómo la UCR y el PRO son los dos sectores que más peso tienen dentro de la coalición opositora y los que más entran en contacto, lo cual derivó en un acuerdo político en ciernes que ya se viene discutiendo públicamente.

image.png
La UCR propone fórmulas cruzadas con el PRO en las próximas elecciones para garantizar una distribución de cargos en Juntos por el Cambio.

La UCR propone fórmulas cruzadas con el PRO en las próximas elecciones para garantizar una distribución de cargos en Juntos por el Cambio.

Por un lado, la UCR se muestra más dispuesta a la idea de fórmulas cruzadas. Una fuente de Evolución, la línea interna de Lousteau, comentó que “la intención de varios sectores del radicalismo y de Larreta es la de avanzar con fórmulas cruzadas para las próximas elecciones. La idea es que las fórmulas sean con un candidato del PRO y uno de la UCR para disputar las elecciones presidenciales, las de la Ciudad y las de la provincia de Buenos Aires”.

Sobre está línea Gerardo Morales, gobernador de la provincia de Jujuy, presidente del Comité Nacional de la UCR y aspirante presidencial, ha declarado públicamente que tampoco tiene reticencia a compartir fórmula, “siempre y cuando encabece un radical”.

El PRO se encuentra un tanto más dividido, con algunos sectores “más duros” del partido apoyándose sobre el ex-presidente, Mauricio Macri, y su postura de una fórmula “amarilla pura”

La cuestión no sólo pasó por disputas de poder, sino también por quién conduce ciertos territorios. Tal es el caso de la Ciudad de Buenos Aires, gobernada por el PRO desde hace 14 años. “Nosotros mostramos que podemos gobernar y administrar la ciudad, ¿por qué debemos dejarla en manos de un radical?”, interroga un dirigente del PRO no tan entusiasmado con la idea de un acuerdo político.

No se puede obviar tampoco que Alfredo Cornejo, ex-presidente de la UCR y actual Senador Nacional, junto con la diputada radical, Soledad Carrizo, proponen modificar la forma en cual se construye la fórmula para las PASO.

Su propuesta es que sean sólo los candidatos que compitan por cargos quienes después, en caso de resultar ganadores, elijan a sus acompañantes de fórmula, elegidos “únicamente de entre el universo de precandidatos que participaron como integrantes de alguna de las listas internas de dicha alianza o agrupación”.

image.png

Objetivo 2023

De está manera se van sentando las bases de un futuro proyecto de gobierno. Dicen desde Evolución: “Se está trabajando en un plan de Gobierno, intercambiando experiencias y análisis, porque hay que llegar preparados y con consenso”.

Destacan también la aparición de figuras nuevas como Diego Santilli, quién encabezó la lista de Juntos por el Cambio en la provincia de Buenos Aires, y la victoria de nombres ya cotidianos en el panorama político de la Argentina, cómo fue el caso de María Eugenia Vidal en la Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, afirman que sin políticos como Facundo Manes, Martín Tetaz y Ricardo López Murphy los mismos resultados no habrían sido alcanzados.

Ésta es la forma de la UCR de dejarle en claro al PRO que sin ellos un triunfo electoral en 2023 no es garantía y que para alcanzarlo necesitarán incluirlos en las respectivas fórmulas. Así buscan contrarrestar las propuestas de puritanismo amarillo y construir su propia base de poder político para acercarse al nivel que actualmente tiene el partido al que integran Horacio Rodríguez Larreta y Mauricio Macri.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate