Las unidades con denominación baja de la moneda nacional están cada vez más devaluadas y cercanas a la obsolescencia, aunque un curioso negocio, por cierto, ilegal, con las monedas chicas le da a los tenedores un rendimiento insospechado: la venta por kilo de las monedas para que sean fundidas para obtener el metal.

Por eso fue presentado un proyecto de Ley en el Senado de la Nación que contempla que el Banco Central quite validez a las monedas de $2 y menores y salgan de circulación.

El texto, llevado a cabo por el Senador de Juntos por el Cambio, Pablo Blanco, explica que “el Banco Central de la República Argentina, dispondrá las medidas necesarias para retirar de circulación la totalidad de las monedas de curso legal de 25 centavos, 50 centavos, 1 peso y 2 pesos”.

El artículo segundo del proyecto establece además que la entidad monetaria "no pondrá en circulación monedas de baja denominación hasta tanto la inflación anual de precios al consumidor medida por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) no sea inferior al 10% (diez por ciento)”.

image.png

“Se ha llegado al punto en que las monedas con valor nominal inferior a $5 pesos, se venden en la informalidad, por valores hasta tres veces mayores por su peso y valor en cobre, que por su nominalidad”, dice Blanco, agregando que "cuando el valor real de metal en cobre es muy superior al valor nominal del circulante, es que se ha llegado a una situación límite en cuanto a su circulación en el mercado".

Por eso aclara que "se deben tomar medidas urgentes para evitar la destrucción de las mismas a través de conductas ilegales como la fundición”.

Aumentos en los precios de los metales

Su proyecto también da cuenta del salto en los precios internacionales de los metales producto de la guerra entre Rusia y Ucrania, lo que agrava aún más la situación.

Las últimas dos semanas hubo fuertes aumentos en metales como el níquel y el cobre, ya que son insumos fundamentales para industrias ligadas a la electricidad y producción de algunos sectores importantes, como los automóviles.

“Meses atrás se viralizó en las redes sociales a una persona vendiendo una inmensa cantidad monedas a un comerciante de metales haciendo alarde de la diferencia económica que había logrado con la transacción. Inclusive hoy es muy fácil encontrar en las plataformas de compra y venta electrónicas ofertas para la compra de monedas a precios que superan ampliamente su valor nominal. El mercado negro está capturando nuestras monedas y eso, además de ser un hecho tristemente lamentable, es un delito”, agregó Blanco.

image.png

La relación entre el valor de las monedas y lo que se paga por ellas

El hecho de que el BCRA haya dejado de acuñar estas monedas de baja denominación ante su estrepitosa caída hace que las que aún están en circulación sean muy demandadas por los fundidores.

Actualmente el kilo de monedas se paga unos $700 y para llegar a esa cantidad se necesitan unas 158 monedas de $1 de las ediciones un poco más antiguas, que pesan 6,3 gramos cada una. Por eso podrían transformarse menos de $160 en $700, casi cuatro veces y media del valor nominal de las monedas.

Esta relación se mejora a medida que el valor de la moneda es menor. Por ejemplo, un kilo de monedas de un centavo se alcanzaría con 666 de ellas, que serían unos $6,66. Por el metal, la fundidora seguirá pagando $700, lo que multiplicaría por 105 su valor nominal. Claro está, que estas monedas son muy difíciles de conseguir, ya que fueron sacadas de circulación hace muchos años y es muy raro hoy por hoy encontrarse con alguna.

La crítica a los nuevos billetes

Pablo Blanco también se pronunció públicamente con respecto a los nuevos billetes que el Gobierno pondrá en circulación, en los que cambia las imágenes de los animales, colocadas por el gobierno de Cambiemos y las reemplazará por figuras de próceres nacionales.

"Los nuevos billetes son 'maquillaje político' que no resuelven el problema inflacionario. Es inaceptable que estos nuevos billetes sigan conservando la actual denominación. Se trata de un gasto innecesario y para nada práctico", expresó en su cuenta de Twitter.

El mismo senador presentó un proyecto para que se apruebe la emisión de billetes de $5.000 y $10.000, aunque admitió que sabe que ese proyecto no solucionaría "el problema inflacionario, pero, al menos, ayudaría de manera práctica a la gente además de ahorrarle el estado gastos de impresión e inclusive de importación de billetes".

https://twitter.com/blancopabloda/status/1528778076242550785

"Evita, Güemes, Juana Azurduy, del Valle, Belgrano y San Martín no son los responsables de que haya inflación", dijo el legislador. "La culpa es de este gobierno de negadores de la realidad que creen que cambiando animalitos por próceres la van a derrotar y conseguir una moneda estable", sentenció.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate