El ministro de Hacienda y Finanzas de la provincia de Buenos Aires, Pablo López, junto al presidente de la Cámara de Diputados, Federico Otermín, expuso hoy en la Legislatura bonaerense los principales ejes del proyecto de Ley de Presupuesto e Impositiva 2022, el cual prevé fuertes inversiones en programas de producción, empleo e inclusión social; en educación; en la consolidación del sistema de salud; en seguridad; en infraestructura vial y habitacional; y en programas de género, con el objetivo de consolidar la recuperación económica y la integración de la Provincia a través de un Estado presente.

En su exposición, Pablo López agradeció a los legisladores y dijo: “Luego de dos años de pandemia, este proyecto de Ley de Presupuesto que estamos presentando pone el eje en la reconstrucción y la integración de la provincia de Buenos Aires".

"Para esto, se contemplan importantes fondos para consolidar la reactivación económica y productiva con inclusión social. Además, profundizaremos el plan de obra pública, de una escala sin precedentes, que se ha iniciado en estos dos años, con miras a mejorar la infraestructura productiva y logística, pero también la infraestructura social, tan necesaria para integrar a la Provincia y reforzar la identidad bonaerense”, continuó.

"Continuaremos trabajando para revertir los déficits estructurales en áreas estratégicas del entramado socio-productivo provincial. Estamos dejando definitivamente atrás un proceso de ajuste y especulación financiera, para hacer eje en las necesidades concretas y en mejorar las condiciones de vida de las y los bonaerenses”.

image.png

Las prioridades del proyecto de Ley de Presupuesto se reflejan en los seis ejes centrales de la inversión proyectada por la Provincia de Buenos Aires para 2022:

Inversión en infraestructura y vivienda: alcanzará los $260.609, lo que implica el 8,4% del presupuesto total. Incluye obras de vialidad destinadas a inversión y mantenimiento en rutas y caminos rurales, planes de rehabilitación y ensanche de calzadas, pavimentación de caminos productivos, obras de Iluminación, señalamiento y de seguridad vial; obras de vivienda, que comprende la construcción de viviendas en varios municipios de la Provincia de Buenos Aires; obras de agua y saneamiento, que incluye plantas potabilizadoras de conducción de agua potable, desagües pluviales, agua y cloacas; obras en proyectos de energía de instalación de estaciones transformadoras; obras de hidráulica, destinadas al mejoramiento y limpieza de cursos de agua en varios municipios de la provincia, entre otras.

Promoción de la producción, el empleo y la inclusión social: La inversión en estos programas ascenderá a $123.079 millones, lo que implica un incremento de 57% real respecto al año 2019. Una de las políticas fundamentales de este eje, el Servicio Alimentario Escolar, tendrá la inversión más elevada en términos reales en la historia reciente del programa, con $51.575 millones. En términos presupuestarios, implica una mejora del 118% en términos reales frente a los niveles de 2019. Gracias a esto se podrá duplicar la cobertura de almuerzos en las escuelas de la Provincia.

Inversión en educación: El presupuesto de Educación alcanzará los $915.174 millones, un 13,2% más en términos reales interanuales. A su vez, esto representa una mejora del 21,1% en relación a lo invertido en 2019. En particular, el presupuesto contempla para la Dirección General de Cultura y Educación una inversión de $35.333 millones en gasto de capital, con $10.907 millones para el programa Escuelas a la Obra, $5.485 millones para fortalecimiento edilicio de jardines y $6.621 millones en tecnología educativa. Además se contemplan, entre otros programas, $11.000 millones en programa integral ATR de acompañamiento de las trayectorias educativas; y la creación de la Escuela Provincial de Formación de Equipos de Supervisión y Dirección.

Inversión en seguridad: el Ministerio de Seguridad junto con el Instituto Universitario Policial Provincial “Comisario Gral. Honoris Causa Juan Vucetich” contarán con un presupuesto total para insumos, equipamiento e infraestructura de $47.233 millones, lo que implica una mejora del 10,2% en términos reales interanuales y del 199,6% con respecto al ejecutado en 2019. Se destacan $20.013 millones para el Fortalecimiento del equipamiento de seguridad; $16.362 millones para Formación policial; $3.200 millones para puesta en valor de dependencias policiales; $7.000 millones para el Fondo Municipal de Fortalecimiento de la Seguridad, entre otras.

Inversión en Salud: El presupuesto total 2022 para el sistema sanitario, que incluye equipamiento, insumos e infraestructura, será de $135.282 millones. Esta inversión abarca $41.564 millones en medicamentos; $18.116 millones en insumos médicos; $3.489 millones en equipamiento sanitario para hospitales; $3.846 millones para el Programa materno infantil y nutrición PRO.M.I.N; $3.219 millones para Unidades de pronta Atención; $5.571 millones en Infraestructura en Centros de Atención Primaria; entre otros.

Perspectiva de género: El presupuesto con perspectiva de género alcanzará los $74.731 millones, lo que representa un 2,4% del presupuesto total.

image.png

Ley de Impositiva

Por otra parte, el ministro también destacó que el proyecto de Ley Impositiva 2022 está diseñado sobre la base de la recuperación económica. Al igual que en 2021, continúa con la premisa de dotar de mayor progresividad a la estructura tributaria, evitando aumentar la carga sobre la mayoría de los habitantes de la Provincia de Buenos Aires y haciendo hincapié en la solidaridad de los sectores con mayor capacidad contributiva. Atiende especialmente la realidad de las Pymes, que son el principal factor de generación de empleo.

En el caso de Ingresos Brutos, se mantienen las alícuotas vigentes y se refuerza el régimen de alícuotas diferenciadas que favorecen a contribuyentes de menor facturación, a partir de un incremento en el tope de facturación del 101% para acceder al beneficio. Se trata de un incentivo importante particularmente para PyMEs, acompañando la reactivación de la actividad económica.

En lo que hace al impuesto Inmobiliario Urbano Edificado, se establecen topes de crecimiento del gravamen respecto del año anterior, los cuales son ascendentes a mayor patrimonio. De este modo, casi el 90% de los contribuyentes tienen aumentos menores al 35%.

Con relación al impuesto Inmobiliario Urbano Baldío, se reconstruyen los límites de la tabla de alícuotas con el objetivo de no incrementar la presión tributaria (igual alícuota implícita).

En el impuesto Inmobiliario Rural, se establece el mismo escalonamiento progresivo que en el Edificado. De esta forma, la mayoría de los contribuyentes tienen un incremento inferior al 35%.

Respecto al impuesto Automotor, para procurar el objetivo de progresividad, se disponen topes de crecimiento del Impuesto que son ascendentes a mayor valor. De esta forma, la mayoría de los dominios abonarán un incremento igual o menor al 35%.

Finalmente, con relación al impuesto de Sellos, se adopta la misma política impositiva que la vigente durante el año 2021, manteniéndose las alícuotas vigentes.

Comentá y expresate