Las provincias ribereñas profundizaron su reclamo para poder participar del contrato y control de la hidrovía Paraná – Paraguay, cuya concesión vence en 2021.El pedido se realizó con la mira puesta en las elecciones presidenciales del 27 de octubre, ante el potencial cambio de Gobierno.

Según publicó Ámbito Financioero, hasta el momento la concesión es celebrada entre el Gobierno nacional y la empresa en cuestión (en la actualidad es Hidrovía SA, desde 1995), y no participan las provincias.

No obstante, según el matutino, los gobernadores apuestan a tener un rol más activo en esa operatoria, dada la importancia que tiene en sus propias economías regionales este canal de navegación que une el sur de Brasil, Paraguay, Bolivia, Uruguay y Argentina (puntualmente Formosa, Corrientes, Misiones, Chaco, Entre Ríos, Santa Fe y la provincia de Buenos Aires).

Ya sobre el final de su mandato, el Gobierno de Mauricio Macri no presentó aún los pliegos de licitación, y la mirada está puesta en la Presidencia que viene (los distritos peronistas apuestan a un guiño de Alberto Fernández), frente a la aspiración de las provincias de participar tanto de la confección de los pliegos licitatorios como de un posterior comité de administración.

El planteo, de hecho, fue analizado días atrás en el marco de una reunión del Foro Federal Permanente de Fiscalías de Estado de Argentina, que se desarrolló en la ciudad de Ushuaia.

Lo que sostenemos es que a partir de la reforma de 1994, donde se reconoció que los recursos naturales son del dominio originario de las provincias, éstas no pueden quedar fuera del dragado, porque la obra se realiza sobre el dominio de las provincias, que es el lecho de los ríos”, señaló a el Fiscal de Estado de Entre Ríos, Julio Rodríguez Signes.

En paralelo a esa mirada “desde el punto de vista jurídico”, además -remarcó- “desde lo político-económico, la hidrovía es un canal por donde pasan las exportaciones y las importaciones del país”.

Por eso hizo hincapié -desde la provincia que gobierna el ya reelecto peronista Gustavo Bordet- que las provincias ribereñas del Paraná “no pueden estar afuera”:

* del contrato de concesión (“Queremos participar del contrato y saber, por caso, cuáles son las profundidades de dragado; a Entre Ríos le importa que lleguemos a 34 pies de profundidad hasta Diamante”, dijo) y

* del gobierno de la hidrovía (respecto de cómo se administra ese contrato y cuáles son las condiciones de navegación, entre otros ejes).

“Entendemos que las provincias no pueden estar ajenas a ese contrato y al gobierno de la hidrovía”, enfatizó Rodríguez Signes, y bregó por “lograr la profundización del canal de navegación a 34 pies de profundidad hacia el norte del puerto de Rosario, para beneficiar a todos los productores exportadores y a todas las pequeñas y medianas empresas agropecuarias e industriales del interior del pais”.

Según el Comité Intergubernamental Hidrovía Paraguay-Paraná, a través de la hidrovía y su infraestructura se encamina, principalmente, la comercialización internacional de la producción de granos y derivados agroindustriales de la Argentina, Paraguay, Bolivia y parte de la producción del Estado brasileño de Mato Grosso.

Comentá y expresate