Sandra Sepúlveda, la mujer que desapareció el viernes antes de una “cesárea programada” habló ante el fiscal que interviene en la causa. Según trascendió, será sometida a pericias psiquiátricas y a exámenes médicos. "Ya no tengo más a mi bebé, aseguró en su declaración.

Sepúlveda desapareció de un hospital de La Plata al que había junto a su marido y fue encontrada por la policía en la casa de su tía, en Avellaneda. La mujer dio versiones poco creíbles sobre lo que ocurrió.

Marcelo Romero, a cargo de la causa, decidió suspender la declaración a causa de las incoherencias y versiones inverosímiles. Además del estudio psiquiátrico dispuso un reconocimiento médico ginecológico para conocer su real estado.

"Ella considera que ya no está embarazada", reveló el funcionario en diálogo con A24. "Dice que no se fue, que la secuestraron. Que entró a un baño, que una señora con un ambo, vestida de médico o enfermera, le tocó la espalda y que perdió el conocimiento. Que apareció en un auto, que alcanzó a llamar al marido y aparece en Plaza Constitución. A partir de ahí, son todas incoherencias", agregó.

Dijo que entró a un baño, que una señora con un ambo, vestida de médico o enfermera, le tocó la espalda y que perdió el conocimiento.

Los investigadores le preguntaron por qué no llamó a su esposo o a la policía y no supo qué contestar. “Se le advirtió que no estábamos jugando, que estábamos tratando de ayudarla pero siguió diciendo incoherencias a punto tal que llegó a irritarnos porque parecía que nos estaba tomando por tontos", continuó Romero, que no decidió aún si imputarle un delito: "A lo mejor no está ubicada en tiempo y espacio por el trauma que ha sufrido", consideró el funcionario.

Ya no tengo más a mí bebé.

"Ya no tengo más a mí bebé", aseguró Sepúlveda a los investigadores. "Le preguntamos si tenía algún tipo de herida, dijo que no. Simplemente que había tenido pérdidas. Ya tiene dos hijos, tiene 40 años, así que es una señora que sabe que esto es inverosímil", cerró Romero.

Sobre el llamado que le hizo a su marido, Mauricio Martínez, la mujer sostuvo que lo hizo "a escondidas" desde el auto en el que, según su versión, había sido raptada.

El funcionario judicial se ocupó de desmentir las hipótesis que lanzó el marido a los medios sobre el Hospital San Martín de La Plata. "Son infamias, un disparate. El hospital es un lugar de excelencia", aclaró.

Martínez radicó la denuncia en la comisaría novena. Dijo que la acompañó al centro de salud donde le realizarían una "cesárea programada" que los médicos desmintieron. Según su relato, Sepúlveda fue al baño y luego recibió una llamada de ella pidiendo auxilio.

La embarazada fue encontrada cuando detectives de la policía de la Provincia de Buenos Aires detectaron el celular de la mujer desaparecida en la zona de Constitución y San Telmo.

Comentá y expresate