Lo que comenzó como una cuarentena y derivó en un plan –según el caso- de aislamiento y distanciamiento social lleva ya más de siete meses y representó un duro impacto para la actividad económica en general, con rubros que al momento siguen con inactividad total.

Desde el gobierno se implementaron planes de ayuda para las propias empresas y comerciantes, así como también para los trabajadores. Estos últimos, en particular aquellos que no tenían relación de dependencia o estaban desocupados, percibieron asistencia mediante el IFE (Ingreso Federal de Emergencia), un programa que dispuso una suma fija de 10000 pesos para sobrellevar esta difícil coyuntura.

En principio iba a ser por única vez pero, a la fecha, ya son tres los pagos que se realizaron. Siempre con el mismo monto pero cada vez con más personas que lo cobran. La última oportunidad alcanzó a 8,9 millones de argentinos.

Ahora, con la pandemia todavía en acción de daño, desde la administración central evalúan la posibilidad de un nuevo IFE, el cuarto, a implementarse antes de fin de año ante la extensión de las medidas que impiden normalizar actividades económicas.

Al respecto, la titular de ANSES, Fernanda Raverta, afirmó que “está en evaluación” un nuevo bono que tendría carácter extraordinario, ya que no estaba contemplado en los planes que el gobierno se había fijado para este último tramo de 2020.

El área económica está analizando disponibilidad de recursos para ver la viabilidad de inyectar otro caudal de dinero en la ciudadanía, en particular estos sectores más necesitados que están impedidos o limitados en el acceso a sus ingresos por trabajo.

“No está confirmado en IFE 4 porque está en período de evaluación", dijo la funcionaria marplatense y remarcó el compromiso del gobierno central de “reactivar la economía y generar trabajo". "Se están evaluando las distintas cuestiones", dijo en declaraciones a la televisión pública.

El Estado no solo asiste con los IFE, que tiene por destinatarios a trabajadores independientes y desocupados. También aporta los ATP, que son partidas destinadas a quienes tienen a su cargo empleados. En este caso se financia parte de los salarios hasta tanto se normalice la situación. A la fecha se dispusieron siete partidas para esta modalidad.

Mientras los funcionarios evalúan esta posibilidad, circula una campaña de recolección de firmas en busca de apoyo a un petitorio destinado al gobierno para que haya un cuarto IFE que asista a los sectores más necesitados.

Comentá y expresate