El plantel de River Plate regresó este jueves al país tras lograr la clasificación a octavos de final de la Copa Libertadores, con la preocupación sobre la gravedad de la lesión en el hombro derecho del delantero Matías Suárez.

El exjugador de Belgrano sintió un fuerte dolor al cuarto de hora de comenzado el partido ante Palestino, que luego se diagnosticó como un acromio clavicular, por lo que van a evaluar esta tarde si le harán estudios específicos para determinar la gravedad y el tiempo de recuperación que puede llevar la lesión.

“Es una lesión a los ligamentos que unen los huesos de la clavícula con el acromión y la coracoides, puede ir desde un esguince a una rotura, hay que esperar para observar la gravedad”, confiaron el miércoles a la noche desde la concentración millonaria tras las primeras revisiones médicas.

De todos modos, el delantero cordobés, quien se había ganado la titularidad con goles y buenas actuaciones, no jugaría la fase clasificatoria de la Copa de la Superliga ante Aldosivi el domingo próximo en Mar del Plata ni el viernes 3 de mayo en el Monumental.

Por otro lado y tras la victoria de Inter anoche frente a Alianza Lima, River ya no podrá acceder al primer puesto cuando enfrente al equipo de Porto Alegre el miércoles 7 de mayo e irá al copón de los segundos cuando se realice el sorteo de la fase siguiente.

Por esa razón el primer cruce de octavos que se va a jugar luego del receso y la Copa América, el equipo de Marcelo Gallardo definirá la serie de visitante porque el beneficio de la localía lo tienen los primeros de cada grupo.

Por otro lado, el plantel millonario volverá al entrenamiento este viernes a las 10 a puertas cerradas en el predio de Ezeiza, de cara al viaje del sábado a Mar del Plata para comenzar la disputa de la Copa de la Superliga ante Aldosivi.

Gallardo aguardará la recuperación de todos los jugadores para definir el equipo titular que podría tener solamente un cambio por la lesión de Suárez: en su lugar ingresaría Rafael Santos Borré.

Precisamente el delantero colombiano, quien fue expulsado por agresión ante Palestino, espera la sanción del tribunal de disciplina de la Conmebol, que si lo castiga con tres fechas lo dejará afuera de las finales de la Recopa Sudamericana ante Paranaense de Brasil, pues a la fase de grupos le queda un solo partido.

Por su parte, el lateral derecho Gonzalo Montiel, al llegar este mediodía al aeropuerto de Ezeiza, en diálogo con la prensa expresó su alegría “por el triunfo y por la clasificación. Ahora hay que cambiar el chip y a pensar en el domingo ante Aldosivi, que va a ser un lindo partido”.

Comentá y expresate