Los números que marcan la suba de contagios de Covid-19 alertan a las autoridades de Nación y Provincia, que analizan las medidas que se podrían tomar para frenar el crecimiento de la curva y lograr una mayor cantidad de vacunados. Ese es el objetivo del gobernador bonaerense, Axel Kicillof.

La mayor preocupación está en las cifras que reflejan los indicadores de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) y el Área Metropolitana (AMBA). “La idea es ganar tiempo y vacunar a la población de riesgo antes de un nuevo brote y demorar el pico de la segunda ola”, afirmaron. En este sentido, a través de una proyección, se calcula que en el pico de la segunda ola los casos duplicarían las cifras actuales, con 30 mil casos a nivel nacional y 12 mil en provincia de Buenos Aires.

Una de las opciones que se analiza es un “corte estricto por dos semanas” en determinadas actividades, sobre todo las relacionadas con la “nocturnidad, esparcimiento y actividades no esenciales”, según indicaron fuentes de la gobernación a Ahora Mar del Plata. En principio, la nocturnidad estaría permitida hasta la medianoche, aunque la actividad podría finalizar antes si los contagios aumentan. También se evalúa algún tipo de restricción en el transporte público.

Tras un debate entre distintas áreas, desde la Casa de Gobierno de La Plata señalaron que no habría cambios en las clases presenciales, que se mantendrán con el sistema de “burbujas”. Es que la Nación sostiene que el foco de contagio no está en las aulas, sino en las actividades que se realizan fuera de las escuelas.

Todos los esfuerzos están destinados a la aplicación de al menos una dosis de la vacuna para la población de riesgo – mayores de 60 años y quienes presenten enfermedades de base–. “Se busca vacunar para reducir hospitalizaciones y la letalidad”, indicaron.

La Provincia propondría continuar con el sistema de fases, con el mismo esquema utilizado hasta ahora. Por el momento, General Pueyrredon está por debajo de los partidos con un alto riesgo de contagios.

Las restricciones analizadas por el gobierno de Kicillof serían aplicadas principalmente en las ciudades que estén o pasen a fase 3, donde, entre otras medidas, se suspenderán los teatros, cines, misas en las iglesias, los restaurantes no podrán ofrecer su servicio en el interior de los locales, al igual que los gimnasios, y solo se permitirán los encuentros de hasta 10 personas al aire libre.

Hasta el momento, tras las distintas reuniones no hay nuevas medidas oficiales: se aguarda el anuncio del gobierno nacional ante la finalización del último decreto de Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio, previsto para este viernes.

Comentá y expresate