Que se esconde detrás de las muertes en accidentes de tránsito
La falta de personal de tránsito durante la noche por el recorte del pago de horas extra, la caída de la licitación de las fotomultas y la falta de señalización y campañas que generen conciencia afectan directamente a la seguridad de los ciudadanos

Mar del Plata presenta una preocupante estadística en relación con las víctimas fatales en accidentes de tránsito. En lo que va de 2018, ya son 7 los muertos en la ciudad y en sus inmediaciones, lo que equivale a un muerto cada dos días.

Frente a estos preocupantes números no se puede responsabilizar sólo al azar o a las malas maniobras de los conductores. Hay cuatro factores fundamentales que afectan a la seguridad de los ciudadanos.

La falta de personal de tránsito por las noches es cada vez mayor. Con la política del intendente Carlos Arroyo de recortar al máximo posible el gasto de horas extras se aminoró los controles nocturnos. Ya no hay controles de alcoholemia sorpresas y los pocos que hay están siempre en las mismas zonas.

Hace más de un año el jefe comunal dio de baja una licitación que implementaría las fotomultas en la ciudad. Una herramienta de control de tránsito que podría generar conciencia en los conductores. Pero una trama oculta impidió que se lleve a cabo y aún no se implementó ese sistema en la ciudad.

La Municipalidad impulsa un polémico convenio con la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) de La Plata. A fines de 2015 -un mes antes de dejar el poder-, Gustavo Pulti abrió la licitación pública Nº 21/15 para poner en marcha el sistema de fotomultas, con un presupuesto de casi 223 millones de pesos. La iniciativa contemplaba un 66% de la recaudación de las multas para la Comuna, apenas un 14% para el adjudicatario privado y un 20% para el gobierno bonaerense.

Otro factor que se descuido en los últimos dos años es la señalización de las calles. Faltan carteles, cordones pintados y advertencias para los peatones. Además, no hay un control de las "ondas verdes" en las avenidas y muchas veces los semáforos dejan de funcionar por las noches.

Por otro lado, el recorte en publicidad oficial por parte del Ejecutivo repercutió en que no haya campañas de concentración para los conductores. Ya no hay programas municipales que adviertan sobre el consumo de alcohol a la hora de conducir, los limites de velocidad y el uso del cinturón de seguridad.