El Banco Central de la República Argentina -BCRA- sorprendió al mercado no por bajar la tasa este martes, sino por la dosis (gradualista) que aplicó para recortarla: apenas la redujo en 75 puntos básicos, para dejarla en el 28% anual.

La cuestión ahora pasa por anticipar las implicancias de esta decisión (tras las múltiples lecturas, análisis y pronósticos que se hicieron en los últimos días) en ciertas variables clave para el mundo inversor, entre ellas el dólar (y también el carry trade).

Los inversores operaron en los últimos días con la expectativa de una baja mucho más importante, incluso de hasta 200 puntos básicos, en función de los rendimientos que se observaban en el mercado secundario de Lebac, y luego de que se anunciaran a fines de 2017 metas de inflación mucho más laxas.

En uno de los mercados en los que impactó de lleno el pronóstico de descenso de tasas fue en la plaza cambiaria: el dólar minorista pasó de $ 18,79 el día anterior al anuncio del cambio de metas (27 de diciembre), a los $ 19,41, el máximo que tocó este martes a media rueda, momento a partir del cual comenzó a retroceder (llamativamente, antes de conocerse la decisión oficial del BCRA) hasta los $ 19,31 del cierre (y el mayorista perforó los $ 19).

Es decir, el tipo de cambio, ya recalentado desde mediados de diciembre, coronó un segundo rally alcista de 62 centavos (+3,3%).

Analistas consultados por ámbito.com coinciden en que a partir de este miércoles el dólar pegará la vuelta (que inició este martes), y bajará varios centavos hasta estabilizarse, quizás con un piso de $ 18,50 para el tipo de cambio mayorista.

Nery Persichini, economista jefe de MB Inversiones, señaló que "el descenso de la tasa de interés dispuesto por el BCRA es inferior a lo que esperaba el mercado. Nosotros preveíamos una baja de por lo menos 150 puntos básicos y terminó siendo de la mitad de eso".

"Creo que parte de esta baja inferior a la estimada la empezó hoy a incorporar el dólar con el descenso que tuvo sobre el final", sostuvo Persichini, y estimó "que el tipo de cambio va a bajar nuevamente este miércoles, para luego estabilizarse de forma tal que no ponga presión a la creación de expectativas, de cara a las próximas paritarias que se vienen".

En la misma línea, Federico Furiase, directo de Eco Go (ex estudio Bein) consideró que la baja "moderada" de la tasa implica un refuerzo a la idea de que el BCRA mantiene el compromiso antiinflacionario, con lo cual va a atar la flexibilización de las tasas a como venga la inflación y la expectativa de suba de precios".

La decisión de recortar 75 puntos básicos la tasa de política monetaria "estabilizará las expectativas de inflación en el corto plazo", pronosticó.

"Hoy lo 'pricearon' los mercados con la baja que se dio en los futuros de dólar respecto al spot. Es decir, la expectativa de devaluación se descomprimió, y con un dólar mayorista en $ 19, y la tasa corta de Lebac en 27%, vuelve a generar atractivo en carry trade", resaltó.

Tal como indicó Furiase, en el mercado del Rofex, todos los plazos bajaron entre 0,8% y 1,1%, mucho más que el -0,3% que registró el spot: enero cedió a $ 19,14; febrero a $ 19,43; marzo a $ 19,735; abril, a $ 20,08; mayo a $ 20,375; junio, a $ 20,69; julio, a $ 20,95; mientras que para fin de año retrocedió a $ 22,595.

En tanto, Pablo Castagna, director de Portfolio Personal, ve al dólar "bajando, y ubicándose más cerca de un piso, no inmediato pero sí para las próximas semanas, en torno a $ 18,50". Mientras que estima un techo de corto plazo "en los niveles vistos en los últimos días". De todas formas, aclara que "aunque vaya a caer en los próximos días, la volatilidad se mantendrá en los próximos meses".

Para el analista financiero Christian Buteler en el último tramo de la rueda de este martes se "se filtró la información de que la baja era acotada, por eso el dólar tomó su camino de vuelta descendente". "Esta noticia llevará a estabilizar el precio del dólar, después de la fuerte suba que registró en las últimas jornadas", coincidió con los especialistas Persichini y Furiase.

Buteler fue más crítico con la decisión del BCRA, dado que, según su opinión, no había razones para ajustar la tasa. "Me parece una pésima señal esta baja de tasas, y lo peor, incluso, fue intentar quedar bien con todos, porque creo que bajó menos de lo que se esperaba para no quedar mal con el mercado y cedió también para cumplir, en definitiva, con lo que le pedían desde el Gobierno".

Fuente: Ámbito

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate