Se llama Gastón Douek, pero sus rivales lo llaman el "señor de los trolls". Es el hombre que maneja miles de cuentas falsas en la Argentina. Es el operador más temido en la guerra para difundir noticias falsas, atacar o ensalzar a candidatos, influir en la agenda del adversario y hasta ofrecer "lavados reputacionales".

En una nota publicada por Hugo Alconada Mon en el diario La Nación, el periodista cuenta cómo funciona el mundo de las campañas sucias y las bases de datos irregulares.

Douek es socio de Guillermo Seita, el dueño de la encuestadora Management & Fit, cuyo trabajo va mucho más allá de los sondeos. Como operador juntó para la foto en su oficina porteña a Miguel Ángel Pichetto, Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti, el 27 de septiembre de 2018. Once meses después, la Argentina vive una realidad muy distinta, pero sus negocios continúan.

Massa y Schiaretti, al igual que Martín Lousteau, Gabriela Michetti y Omar Perotti son algunos de los políticos que recurrieron o recurren a los servicios de Seita y Douek. El menú de opciones incluye campañas en redes sociales, tanto positivas como negativas, con ataques de trolls y bots, como también la difusión de fake news para atacar contrincantes. ¿Un ejemplo? Él estuvo detrás de aquella versión de que Horacio Rodríguez Larreta, como interventor del PAMI, empujó al suicidio a René Favaloro.


Douek dijo manejar "decenas de miles de cuentas falsas" en Twitter, que funcionan de manera automatizada. Pero negó estar detrás de otra campaña sucia, que buscó embarrar a un hijo de Lilita Carrió en México. "Esa no, esa sí que no", aclaró.

Publiquest, Nicestream, Nexofin y Becom1 son otras de las agencias que ofrecen u ofrecieron servicios a candidatos para ensalzar sus méritos o esmerilar a sus rivales, según reconstruyó La Nación. Y en el caso de algunas, como Becom1, llegó a ofrecer sus servicios durante la misma campaña presidencial de 2015 al Frente para la Victoria, de Daniel Scioli, y a Cambiemos, con Mauricio Macri. Y proponer ideas, también en simultáneo, para Rodríguez Larreta y Aníbal Fernández, quien contaba con una referente propia para batallar en las redes, Anita Montanaro, según señalaron dos excolaboradores del exjefe de Gabinete consultados por separado por este diario.

Sin embargo, los ataques con trolls y bots en las redes sociales y en Twitter, en particular, no suelen mover el amperímetro electoral de manera lineal, según coinciden los académicos consultados. ¿Para qué sirven, entonces? Para instalar temas en la agenda -con la esperanza de que los medios los levanten y hablen de esos temas creyendo que de eso habla "la gente"-, con la esperanza de atraer algún votante indeciso o, incluso, colocar a la defensiva al candidato rival, forzándolo a una agenda reactiva en la que debe responder a los temas o enfoques que lograron instalarse en las redes.

¿Un ejemplo? Desde Cambiemos impulsaron el hashtag #YoVotoMMel jueves previo a las PASO, movida en la que participaron ciudadanos y militantes de manera espontánea, pero también se registró un uso intensivo de trolls y bots, según surge del análisis de comportamientos en redes. Y algo más: manos anónimas también aprovecharon para sembrar un puñado de cuentas falsas que, con una pésima traducción al español -que derivaron en frases incoherentes como "¡ Satisface a Mauricio, no te relajes!"-, lograron colocar a la defensiva al oficialismo e invirtieron la tendencia.

"Yo no me adjudico ninguna fake news -dice Douek-. Lo que ponemos sobre la mesa son hechos reales, y después cada uno comenzará a ver si cierran o no cierran esos hechos".

- Le adjudican fogonear la campaña sucia contra Horacio Rodríguez Larreta durante la interna con Gabriela Michetti por la jefatura de la ciudad de Buenos Aires, que lo acusaba de ser el responsable del suicidio de René Favaloro...

- Para mí, es un despropósito atribuirle el suicidio de Favaloro a Rodríguez Larreta mientras era interventor del PAMI.

- También le adjudican estar detrás de la difusión de las versiones que asocian a un hijo de Lilita Carrió con problemas en México.

- Del tomate están.

- ¿Esa no?

-Nunca. Cero [tajante].

-¿Tuvo un cortocircuito con Pro? ¿Fue por algo vinculado con el manejo de las bases de datos?

-Antes de que [Mauricio] Macri fuera presidente, nos pusimos a armar algo para trabajar para ellos, y en abril de 2015 les avisé que tenían un problema con la base de datos que estaban montando, que era muy buena en contenidos, pero con problemas de seguridad, riesgos de vulnerabilidad de sus servidores y mucho más. Nos agradecieron que les hubiéramos mostrado las falencias que tenían, pero todo quedó ahí. No lo corrigieron nunca. ¿Qué tendrían que haber dicho puertas adentro? "Che, muchachos, nos descubrieron. Se dieron cuenta de que tenemos las bases de datos de todas las universidades y que estamos manejando los datos con todos los 'amigos', militantes, dirigentes y demás, y que todo eso estaba disponible para quien quisiera verlo".

-Desde Pro le adjudican el robo de bases de datos.

-No. Lo tenés por escrito [muestra un correo electrónico], donde ellos admiten que la auditoría que hicimos los alertó sobre el quilombo. Lo que no se bancaron es que luego yo utilizara la base de datos, en la campaña de 2015, trabajando para [Martín] Lousteau

-¿Maneja trolls?

-No sirven para nada.

-Pero manejó...

-No digo que no manejé, digo que hoy es una locura hacer eso.

-Porque el apogeo de los trolls ya quedó atrás. Hoy los intentos pasan por las fake news.

-Sí.

-Según reconstruí, manejó miles de cuentas falsas.

-No hubo maquinaria más grande de "trolls" que en México en 2012, y nosotros armamos esa maquinaria. Para que te hagas una idea: en un solo día, Twitter nos bajó 48.000 cuentas. Teníamos 150.000 cuentas.

-¿Cómo las controlaba?

-Nunca trabajé con una "granja" de "trolls" humanos. Son cuentas automatizadas [en la jerga, bots].

-Si manejó 150.000 cuentas en México, ¿cuántas llegó a manejar en la Argentina?

-[Piensa unos segundos]. Aclaremos algo: una cosa es hace unos años y otra es hoy, cuando Twitter te suspende cuentas por cualquier cosa. Hoy no tienen ningún sentido.

-Sirven para generar trending topics...

-Pero no tengo claro que lleguen a funcionar. Y estoy hablando de que manejamos miles y miles de cuentas automatizadas. Veinte, treinta, cincuenta mil cuentas, ¡seguro!

-¿Por qué plantea que aun con esa cantidad no resultó eficaz?

-Porque ponés a 200 personas a tuitear sobre algo, coordinadas entre sí, y vas a tener un trending topic. Pero deben ser personas, con IP distintas y un comportamiento "humano", no algo automatizado. El problema es que algunos candidatos no saben y están desesperados, y caen en las manos de quienes les prometen cualquier cosa.

-Con bots y todo eso...

-¡Pura basura! ¡El que te diga hoy que tiene un "troll center" con todo armado te está estafando! Te digo más: si hoy quiero ensuciar a alguien, armo una granja de bots, los hago tuitear a favor de esa persona y los denuncio después.

-¿Es lo que pasó con esos tuits sobre "satisface a Mauricio", días antes de las PASO?

-[Sonríe] Es tan berreta pensar que alguien pondrá su estructura a hacer eso y le salga mal... Dicho eso, los trolls sirven a veces para "psicopatear" al candidato o a su equipo y llevarlos a tomar malas decisiones. Por eso, si me preguntás si los utilizaría en una campaña, mi respuesta es "sí, los utilizaría". Pero honestamente para dañar y poner a la defensiva al otro equipo. Te pongo a un equipo que te deje los huevos al plato del día a la noche.

-WhatsApp, ¿sirve o no sirve para la difusión de contenidos?

-Muchísimo.

-¿Lo usa?

- No hay nada sólido para difundir por esa vía. Acá vino el responsable de la campaña por WhatsApp de Bolsonaro [muestra la tarjeta de negocios del vicepresidente de Ideia Big Data, Felipe Pimentel]. Estuvieron 48 horas acá y me pidieron 10.000 dólares a cambio de hacer una prueba. Los contraté. Se los pagué y nunca funcionó. Porque son todos unos mentirosos. Tiré 10.000 dólares a la basura.

-Pero sí sirve WhatsApp para la difusión de fake news.

-Sí, pero es muy difícil viralizar eso.

- ¿Ofrece el servicio de difusión de fake news a través de WhatsApp?

No. No hay instrumento sólido para hacerlo. Lo haría. Y si pudiera contratar ese servicio, lo haría.

Comentá y expresate