El presidente electo, Alberto Fernández, eligió a Juan Manuel Olmos como el jefe de asesores. El objetivo es que el dirigente porteño, que lo acompañó en gran parte de su campaña, realice un trabajo transversal a todas las áreas de gobierno. Se trata de un rol estrictamente político.

En el último tiempo, Olmos se desempeñó como representante de la Legislatura porteña en el Consejo Académico del Centro de Formación Judicial, un órgano autónomo dependiente del Tribunal Superior de Justicia.

Además, a fue uno de los principales gestores de la Justicia porteña y mantiene buenas relaciones con actores como Daniel Angelici, el presidente de Boca Juniors que pretende retener mañana la presidencia del club.

Por otro lado, dado que mantiene una buena relación con la actual administración porteña, fue el principal mensajero en la previa de la sorpresiva reunión entre Fernández, Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli en sus oficinas de Puerto Madero.

“Va a tener un rol político y de asistencia en todos los temas que le pida Alberto”, confiaron en el entorno del futuro funcionario a Infobae. En la semana, terminó de definir el personal que tendrá una labor institucional en la estructura a su cargo, sin demasiadas atribuciones.

Solo habrá un lugar de protagonismo para su “vicejefe de asesores”, un cargo creado para la ocasión, para el que suena el nombre de Julián Leunda, ex C5N, un joven abogado con lazos relevantes que generó un nexo de confianza con Olmos y con Fernández: fue uno de los que integró la comitiva que participó en el viaje a México, en la primera gira después de las elecciones.

Olmos siguió detrás de cámara la presentación del gabinete que realizó el viernes el presidente entrante, donde dedicó un pasaje a la Justicia. “Saben ustedes lo que me preocupa la Justicia. Creo que está viviendo una situación mucho más que crítica en sus diferentes niveles. Crítica en el orden federal, crítica en el funcionamiento del Consejo de la Magistratura, y creo que necesitamos hacer una revisión seria y definitiva para que funcione de una vez y para siempre correctamente”, expresó Fernández frente a los medios.

En los tribunales federales de Comodoro Py hay expectativa por la vinculación con el futuro gobierno. “El Presidente pretende que nadie se meta”, aseguraron colaboradores del mandatario electo. La frase, por ahora, incluye a Olmos. Fernández mandó un mensaje unívoco: se va a ocupar personalmente, con excepción del trabajo institucional de Marcela Losardo y de Gerónimo Ustarroz, que representará al Poder Ejecutivo en el Consejo de la Magistratura.

Incluso podría facilitar la relación con el Vaticano, que antes de la asunción de la nueva gestión tuvo algunos cortocircuitos por el proyecto de ley enviado al Parlamento sobre el aborto. Olmos conoce al Papa Francisco desde la infancia.

Comentá y expresate