Quilmes fue una sombra este domingo en el Polideportivo y cayó 65 a 52 ante Bahía Básket, que dominó todo el partido y se adelantó 1 a 0 en el playoff al mejor de tres juegos.El equipo marplatense tuvo una pálida actuación (23 pérdidas y 6/28 en triples) y quedó al borde de la eliminación en el Súper 20. La serie continuará el próximo martes en Bahía Blanca (de ser necesario un tercer partido, se disputará el miércoles en la misma ciudad).

Los goleadores del equipo marplatense fueron Mateo Bolivar (12) y Omar Cantón (11); mientras que en Bahía Básket se lucieron Facundo Corvalán (16) y Martín Fernández (13).

Fue una noche negra para Quilmes, dominado de punta a punta como pocas veces en el torneo. Los bahienses manejaron el ritmo del juego a partir de una buena defensa y el equipo marplatense abusó del tiro exterior sin éxito. El equipo de Sebastián Ginóbili pudo correr, encontró tiro abierto con Martín Fernández y Corbalán y lastimó con Gerson (6) en la pintura, para ganar el primer cuarto 19 a 12.

Pese a que inició el segundo cuarto con un parcial favorable de 5 a 0, Quilmes no pudo torcer la dinámica del juego. Se repitió en pérdidas (12 en el primer tiempo), tiró más triples que dobles sin eficacia (3/15 en triples, para un pobre 20% en la primera mitad) y no pudo controlar a un rival que repartió el goleo y se hizo dueño del partido, con una amplia ventaja hacia el descanso (38-20).

La reanudación fue chata. El partido se tornó ordinario. En ese contexto, Quilmes mejoró su defensa y atacó por vías más lógicas. Ya no abusó del tiro abierto y lastimó con Bolivar y Cantón. Claro que su juego no fue demasiado fluido. Y pese a cambiar la tónica del encuentro, no logró descontar demasiado (50-33).

La anemia ofensiva de Quilmes reapareció en el último cuarto. El equipo de Javier Bianchelli jamás tuvo argumentos para ponerle suspenso al resultado. Bahía Básket, con Corvalán inspirado, cerró el juego con absoluta comodidad y dejó al “Cervecero” cargado de frustración.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate