Quilmes redondeó un gran partido este sábado y derrotó con claridad a Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia por 94 a 71 en el Polideportivo. Segundo triunfo consecutivo para el “Cervecero”, que ganó, gustó y goleó ante su gente para llegar entonado al clásico del próximo martes ante Peñarol.

El elenco marplatense repartió el goleo: Omar Cantón fue el goleador del equipo con 20 puntos, pero también se lucieron Mateo Bolivar (18), Luciano Tantos (15 puntos y 4/4 en triples), Sebastián Morales (15), Lucas Ortiz (13) y Eduardo Vassirani (10).

Quilmes tuvo un comienzo flojo. Permeable en defensa y sin gol, necesitó de un minuto de su entrenador Javier Bianchelli para acomodarse y reaccionar ante el dominio de Gimnasia. Y lo hizo a pura defensa y con Omar Cantón (10 puntos) muy lúcido en ataque. Cuando el rosarino descansó, repartió el goleo entre los perimetrales y sacó 9 puntos de diferencia en el cierre del primer cuarto (25-16).

La supremacía quilmeña se profundizó en el segundo cuarto. Sólo “Pitu” Rivero se escapó de la defensa marplatense. Con Gimnasia controlado, el “Tricolor” mantuvo su fluidez ofensiva, tuvo una lúcida conducción de Luciano Tantos y se fue al descanso largo ganando 48-34.

El trámite se emparejó en el tercer cuarto. Gimnasia mejoró en defensa y lastimó profundo con Vargas (14 puntos en el parcial). Quilmes no pudo sostener esa defensa sólida de buena parte del primer tiempo, pero continuó con su poder de gol y, pese a que los sureños achicaron, el “Cervecero” se mantuvo al frente (67-56).

Pero si en el triunfo ante Argentino no había podido cerrar el juego con lucidez, Quilmes rindió ese examen con creces ante Gimnasia. Estableció un parcial de 14-0 para sentenciar sepultar todas las ilusiones de la visita. Con defensa, contraataque y tiro abierto. Resultó clave la levantada de Mateo Bolívar, el goleador de este Quilmes en construcción. Así, con un gran partido, el “Tricolor” llegará entonado al clásico ante Peñarol.

Comentá y expresate